Conectarse

Recuperar mi contraseña

Si tienes alguna duda pica encima de una de las imagenes para ponerte en contacto con cualquier miembro del Staff via MP
Últimos temas
» Embrujo de Camelot
Mar Oct 30, 2012 2:29 pm por Morgana Pendragon

» REPLAY [normal] ¡Se buscan personajes de la serie Merlin!
Miér Jul 11, 2012 12:31 am por Invitado

» Finite Incantatem .::Harry Potter Tercera Generacion::. (Elite) Re abertura!!
Dom Jun 24, 2012 12:35 am por Invitado

» B.L.A.S.T. Genesis (Recién abierto)
Miér Jun 06, 2012 7:09 am por Invitado

» semiausencia
Lun Jun 04, 2012 6:15 am por yer noligma

» Torneo ( Trama Publico)
Lun Mayo 21, 2012 11:03 am por Lady Deirdre Devars

» The new Sinsajo
Miér Mayo 16, 2012 12:57 pm por Invitado

» 002 Hello?... ||Tharaa||
Jue Mayo 10, 2012 2:41 pm por Tharaa Morr

» Aviso Importante
Vie Mayo 04, 2012 5:28 am por yer noligma


002 El torneo -Privado-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Vie Feb 17, 2012 11:39 pm

El rey se estaba colocando su habitual capa roja, aquella que le llegaba hasta el suelo y que se ondeaba a medida que este iba caminando. Quería hablar con su hijo, aunque realmente esperaba que Morgana le hubiera comunicado a Arthur la decisión que había tomado en un principio, al menos que la conociera, aunque poco a poco se estaba arrepintiendo de aquello, debido a que rara vez había podido sentir algo semejante por una mujer que no fuera Ygraine, la madre de su único hijo que debido a un hechizo aquella había muerto. De todas formas Uther no se culpaba por la muerte de está, simplemente culpaba a todo aquel que poseyera magia. Una vez que la capa estuviera atada, se acercó a la puerta –Dile a Arthur que se acerque a mis aposentos- Le comunico a uno de los guardias que estaba apostado en la puerta del rey, cuidando de que nadie quisiera hacerle daño y tras ver como este obedecía sus órdenes, volvió a cerrar la puerta tras de si. No tenía ni la menor idea de como se podría tomar la decisión que había tomado, aunque lo más probable fuera que siempre hiciera el mismo escandalo en donde le decía que no la conocía y que por ende no podía casarse con alguien que no amaba, era por eso mismo que le iba a pedir que primero la conociera y que luego le propusiera casamiento como era debido, tener aliados como Nottingham era algo bueno para Camelot.

Se quedo con la mirada perdida en la ventana, casi había perdido a su hijo, mientras este decidía que prefería salvar la vida de los niños de Camelot que la suya, eso haría un buen rey aunque para Uther todavía Arthur no estaba tan preparado para hacerse cargo de un reino, le faltaba madurar bastante, así como también tomar decisiones que fueran más difíciles. Las puertas de sus aposentos se abrieron de par en par. Ni se fijo si su hijo había entrado, pero suponía que así lo era –Tengo que hablar contigo Arthur- Le estaba dando la espalda y prefirió que para hablar de este tema tenía que hacerlo frente a frente. Se giró para que sus orbes celestes se cruzaran con los de su hijo, se parecía tanto a Ygraine que a veces le dolía mirarlo –Me supongo que Morgana ya te ha comentado mi plan- Lo miró mientras entornaba los ojos y se cruzaba de brazos –Pero si no ha sido así, te refresco un poco la memoria- Comenzó diciendo el rey mientras caminaba hasta su mesa para coger un par de uvas.

-Ha llegado al castillo una princesa. Viene de Nottingham y quiero que seas amable con ella- Se metió un par de uvas en la boca y las mastico –Cuando me refiero a amable es que comiences a mirarla con otros ojos- Frunció el ceño mientras esperaba alguna reacción por parte de su hijo, realmente no quería discutir con él, pero si era necesario entonces lo haría –Quiero que Nottingham tenga asuntos con Camelot y que mejor que con la hija del rey- Uther era obstinado, pero sabía que su hijo también lo era, una cualidad que había sacado de él.


avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Sáb Feb 18, 2012 10:28 am

Arturo estaba sólo, por decisión propia, sentado en su cama con la cabeza en las manos y las manos apoyadas en las piernas. Trataba de pensar con claridad y de tomar la decisión correcta. Tres nombres, y dos rostros, dado que a Lady Anna aun no la conocía en persona. Acaba de tener un rato agradable con Gwenivere que únicamente la había dejado más confundido. La quería. Aunque le costara decirlo en voz alta, tampoco podía negarlo. Más que eso: la necesitaba.

Después estaba lady Kendra; casi una desconocida, pero que con su insistencia se había ganado un lugar en sus enredados pensamientos. Era hermosa aunque no más que Gwen, tenían cosas en común, y lo más importante: su unión no estaba prohibida ni mal vista. Ambos eran nobles, y era una unión que su padre podría llegar a aprobar.

Por último, lady Anna. Sólo tenía un nombre y una certeza: debía casarse con ella. Arturo sabía que el día llegaría, que su matrimonio tenía que ser por el bien de Camelot y que algún día le darían la noticia. Pero eso no quería decir que necesariamente tuviera que agradarle, o ni siquiera que tuviera que estar preparado. No sabía quién era esa mujer, pero no era Gwen y él no la quería. Con eso le bastaba para saber la decisión que quería tomar.

Sin embargo, lo que quisiera no importaba. Al menos, no le importaba a su padre. Y aun estaba muy reciente su última pelea, como para olvidar el hecho de que al rey no se le contradecía. Arturo se había prometido no decepcionar a su padre de nuevo, pero jamás hubiera esperado que la ocasión de cumplir su promesa se presentara tan pronto. Suspiró.

Llamaron a la puerta. El rey requería su presencia, y no costaba mucho adivinar por qué. Acudió a los aposentos de su padre y respiró hondo antes de entrar. Abrió las puertas, y le encontró de espaldas, aunque no tardó en darse la vuelta y acuchillarle con aquellos ojos fríos. Arturo sabía que no debía discutir con él. Y era lo único que sabía en ese momento.

- Padre – saludó, con una inclinación de cabeza. Estaban en privado, así que no vio la necesidad de llamarle “sire”.

Le dejó hablar – uno siempre dejaba hablar a Uther primero, si sabía lo que le convenía – y el rey fue bastante directo. Le dijo lo que ya sabía, pero el hecho de que se lo confirmara le dio a la decisión un carácter más definitivo.

- Con mirarla con otros ojos, os referís a que debo casarme con ella – afirmó Arturo, como si fuera necesario aclararlo. Tanteó a su padre, encontrando únicamente obstinación en su mirada. Pero Arturo era obstinado también. - ¿Importa algo lo que yo tenga que decir al respecto? – preguntaba sólo para confirmar, aunque ya se imaginaba la respuesta. Sin embargo, el rey debía reconocer en la pregunta un paso positivo; había reaccionado con prudencia y sin dar una negativa inmediata, una reacción más que esperable y que Arturo había sabido controlar, con esfuerzo.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Dom Feb 19, 2012 11:20 pm

Uther no era una persona que tuviera mucha paciencia y aquello se notó en la mirada helada que le dedico a su hijo. Muchas veces era criticado por alguno de los miembros de la corte por como trataba a su único hijo. Por más que este hiciera oídos sordos le dolía que la gente pensará que a Arthur lo tenía bajo amenaza todo los días de su vida, admitía que era muy duro, pero también le concedía casi todos los caprichos a su hijo –Si, cuando me refiero a que la mires con otros ojos es matrimonio- Dijo mientras le daba la espalda, le sorprendía que Arthur no empezará con su típico discurso de porque no debía casarse sin amor, discurso que el rey ya conocía casi de memoria. Pero lo que salió de los labios de su hijo fue realmente sorprendente. Uther se dio vuelta ya con el ceño fruncido esperando ver que Arthur iba a seguir hablando –Por supuesto que importa Arthur, pero eres tu quién lucha siempre por Camelot y siempre remarcas que es la vida de tu pueblo que la tuya. Está vez te necesita y si es por el bien del reino entonces espero que estés de acuerdo conmigo- El rey no se esperaba aquella reacción de su propio hijo, si no más bien esperaba el típico berrinche que solía hacer cada vez que mencionaba que Arthur debía casarse con alguien que tuviera poder para expender Camelot y convertirse en un reino demasiado poderoso, aunque ya lo era.

-Lady Anna es oriunda de Nottingham. Poseen tierras fructíferas y además está bien localizadas, quizá demasiado cerca del reino de Cendred- Comenzó diciendo el rey mientras se acomodaba la capa y se dirigía hacia la mesa donde tomo asiento, esperando a que hijo hiciera lo mismo o se quedará parado como si se tratara de un guardia de la puerta –He tenido el placer de conocerla Arthur y a mí me ha cautivado, no sólo por su belleza, si no por su inteligencia- Tomo nuevamente una uva y se la llevo a la boca, masticándola rápidamente para continuar hablándole sobre las virtudes de su querida invitada –Sé que tu y ella se llevaran bien porque posee muchas cosas en común- Lo miró, esperando a que este dijera algo, aunque le causaba un poco de intriga el no saber que podría estar pensando su hijo y por qué acababa haciendo exactamente lo que él requería. De todas formas y como si no fuera un rey complicado, se sentía complacido por la buena pre disposición de su hijo –Quiero que la lleves a pasear, que conozca Camelot y que la trates bien. Es una invitada especial- otra uva más que iba en camino a su boca, mientras trataba de leer los pensamientos de su hijo. A veces Arthur parecía un libro que era sencillo de leer, aunque todos creyeran que Uther no lo conocía en sentimiento, pero en otras y como ese momento, le costaba comprenderlo.


avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Lun Feb 20, 2012 4:40 pm

Arturo se mantuvo firme mientras su padre le contestaba, pero no pudo evitar apretar los puños hasta dejarse marca. Aquél argumento no era justo. Estaba dispuesto a dar su vida por Camelot, pero ¿en qué iba a ayudarle a su gente el que él se casara a disgusto y fuera infeliz? No era estúpido; entendía que las alianzas políticas eran importantes. Pero ¿de veras no era posible una alianza sin un matrimonio? En cualquier caso, tuviera o no razón, jamás convencería a su padre. Lo había intentado en incontables ocasiones.

El príncipe contuvo la ira y la frustración que ya sentía con fuerza; la contestación que iba a darle a su padre no era adecuada bajo ninguna circunstancia y supondría perderle el respeto que siempre le había tenido. Pero aun así, lo pensó, protegido por la privacidad de su mente. Si tan buena impresión le había dado ¿por qué no se casaba él y le dejaba en paz?

Observó los movimientos del rey, pero él no se sentó. Se quedó de pie frente a él, con las manos en el respaldo del que debería ser su asiento. Estaba tenso, y temía que si se relajaba podía decir algo de lo que seguro se arrepentiría. Tenía algo así como un plan, y si ya era de por sí difícil que tuviera éxito, no quería echarlo a perder por no saber conservar la calma. Hizo una mueca. “Quiero que….” Su padre siempre quería cosas. Y Arturo, obedecía. Recientemente había recordado las terribles consecuencias que podía acarrear el desafiarle. Por eso, y siempre con su aun inacabado plan presente, inclinó la cabeza, y respondió:

- Si, sire. – dudó, antes de añadir – Le mostraré Camelot. – volvió a dudar, ésta vez haciendo un poco de teatro. Como no era lo suyo, abandonó ese camino, y por fin habló. – Es sólo que…. Temo que lady Kendra, que también es nuestra invitada, pueda tomárselo a mal.

No parecía probable que el rey desconociera la presencia de alguno de sus invitados en el castillo. Arturo estaba seguro de que su padre estaba al tanto de la visita de lady Kendra; lo que tal vez no supiera, (o tal vez sí), era lo que ésta sentía por él. Aunque el propio Arturo no sabía qué pensar al respecto, y estaba confundido, no tenía ningún interés en admitir, fueran ciertos o no, sus sentimientos hacia la princesa. Simplemente vio en ella la oportunidad de liberarse de un matrimonio desafortunado. Aun así, debía convencer a su padre de que existía una relación entre ellos, al menos por parte de Lady Kendra, para darle un motivo de peso que fuera válido para anular el compromiso. Y para ello debía exagerar un poquito sus incipientes emociones.

- Creo que…se ha formado ciertas esperanzas, y a mí no me desagradaría cumplírselas.

No estaba seguro de que aquello sirviera de algo; el rey podía pasar por alto las palabras de Arturo, y obviar a la princesa, pero su reino también era poderoso, y la unión de ambos también tenía un interés político. El príncipe endureció cuando pudo su mirada, intentando mostrar resolución, seguridad, y sobretodo, tranquilidad. Él no era manipulador – como aveces podía serlo lady Morgana – y generalmente trataba de aplacar a su padre por otros medios; sabiendo que éste le entendía como un palo a su astilla. Pero ésta vez, todas sus oportunidades residían precisamente en que su padre no le entendiera. Porque si éste se enteraba de que a quien amaba, con quien en verdad quería casarse algún día, era una sirvienta, no sólo se opondría, sino que aceleraría su compromiso con lady Anna.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Miér Feb 22, 2012 3:17 am

Uther escuchó las palabras de su hijo pero le sonaron demasiado extrañas, como si este le estuviera ocultando algo o más bien dudando ¿Por qué dudaba? Se pregunta el rey mientras veía como este le dedicaba una reverencia. Iba a comenzar a hablar cuando le interrumpió nuevamente las palabras de su hijo. Se sorprendió al escuchar el nombre de Lady Kendra, se había olvidado por completo de aquella muchacha que amablemente el padre de está había enviado a Camelot porque en su reino la chica corría un alto riesgo, tal parecía que querían asesinarla –Ya la has conocido- Dijo el rey mientras una sonrisa aparecía en el rostro. Este la había visto de lejos pero según los comentarios de los caballeros, ella era delicada y de buen corazón, también portaba belleza, pero aparentemente no se parecía en nada a Lady Anna -¿Por qué se tomará a mal que acompañes a otra princesa a recorrer el castillo? No te preocupes por Lady Kendra, le pondré un sirviente que sea leal y también un caballero que la seguirá constantemente- Aquella muchacha si bien también tenía que estar bajo la tutela del rey no era la que más le importaba. Monmouth tenía tierras muy productivas que tampoco podía dejar pasar por alto. Tendría que pensar quién era acorde para una princesa, tenía que ser una buena criada, lamentablemente Guinevere, la criada de Morgana ya estaba ocupada y si le decía a su protegida que se la iba a quitar completamente conocía bien cuales iban a ser los berrinches.

Se quedo con el ceño fruncido y tratando de comprender lo que realmente quería decirle su hijo –Sé más especifico Arthur- Le dijo su padre, mientras se levantaba de la mesa y se colocaba cerca del príncipe ¿Qué era lo que tenía entre manos?. Permaneció un momento en silencio tratando de acoplar todas las palabras que su hijo le acababa a decir -¿Quieres decir que te has enamorado de una princesa?- Si la respuesta era si, Uther tenía dos motivos, por un lado se satisficiera al saber que Arthur podría contraer matrimonio con alguien que podía llegar a tener muchas tierras y además Monmouth no estaba tan lejos de Camelot, tenía buena relación con el rey de estás y por sobre todas las cosas, se corría el rumor de que los caballeros era buenos luchando “Mas aliados” pensó Uther para sí, mientras tamborileaba los dedos sobre la madera de la silla. Pero por el otro lado, se sentiría un poco traicionado, porque ¿Qué le diría a la princesa de Nottingham? Algo tenía que decirle y quizá si ella se iba descontenta del reino todo acabaría en una guerra –Lo que voy a pedirte Arthur, es que conozcas a Lady Anna- Comenzó diciendo, encontrando la única forma para que su hijo cambiara de parecer –Si de verdad me dices que sientes algo por la princesa de Monmouth, cancelaré el compromiso con Lady Anna y arreglaré lo que sea necesario para que te cases con Lady Kendra- Se quedo pensativo por unos segundos, quizá era bueno jugar unas cartas que lo convertirían en alguien sucio.

-Hijo, quiero que te enteres de algo- Comenzó diciendo el rey mientras caminaba cerca de la silla en donde anteriormente estaba sentado –Lady Kendra ha venido a estas tierras porque alguien quiere asesinarla. Yo si fuera tu, meditaría si casarme con alguien que la buscan y quieren asesinarla. Le he prometido a su padre que la cuidaría- El rey espero ver algo en el rostro de Arthur que le diera la certeza de que este flaqueara con la idea de casarse con ella.



avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Miér Feb 22, 2012 4:47 pm

Durante un interminable segundo, pensó que su padre se enojaría. Luego entendió que su humor no era peor al de otras veces, aunque no se había esperado una pregunta tan directa sobre sus sentimientos. Para Arturo era incómodo hablar del tema, y mucho más con su padre. Más aun si tenemos en cuenta que trataba de exagerar una emoción mínima hacia lady Kendra, para autoconvencerse de que no estaba mintiendo, y convencer así a su padre de la existencia de un sentimiento mucho más profundo.

- Lo que siento por ella no lo he sentido nunca por otra princesa - dijo con sinceridad. Se admiró de su propia capacidad para escoger bien las palabras, porque de haber dicho "persona" en vez de "princesa", ya estaría mintiendo. Dedicó un rápido pensamiento a Gwen, y luego la apartó de su mente tal y como estaba haciendo desde su encuentro de aquél día, pues si no lo hacía así acabaría por echar por tierra todo lo que estaba consiguiendo, y declarando imprudentemnte su amor por ella ante Uther.

Pudo intuir el debate que se estaba fraguando en la mente del rey. Arturo sabía que se estaba metiendo en terreno peligroso; todo su plan dependía por un lado de conseguir la aprobación de su padre, y por otro de conseguir posteriormente el rechazo de lady Kendra. No tenía ningún interés en anular un compromiso para entrar de lleno en otro, aunque así se lo tenía que hacer creer a Uther. La solución de su padre le pareció aceptable, teniendo en cuenta que dudaba poder conseguir algo mejor.

- Si es lo que quieres, la conoceré – aceptó, hablando ya como hijo y no como príncipe. Se sentía extraño: era una de las veces que más cercano se encontraba al rey y todo era en base a una mentira. La relación entre ambos no era tan mala, pero la inflexibilidad de su padre obligaba a Arturo a recurrir a ese tipo de estrategias.

Arturo entendió los motivos que inspiraban esa petición, así que se vio en la obligación de añadir:

- Haré lo que sea necesario para no enemistarnos con el reino de Nottingham. -Arturo solía ser de pocas palabras, en especial en los momentos en los que debía medirlas con cuidado, para no decir nada inoportuno.

Su padre tenía una advertencia para él. Le sorprendió aquella noticia; sabía que lady Kendra estaba allí en busca de refugio, pero no conocía hasta entonces lo grave de su situación. Ahora, bajo el verdadero cariño que tenía por ella y no con el supuesto amor que fingía tener, se sintió preocupado. Tiene que ser duro que entre tu propia gente, entre tu propio reino, haya alguien dispuesto a matarte.

- Saber eso sólo me hace querer permanecer más cerca de ella – repuso con convicción. En el momento de pronunciar esas palabras, supo que su padre estaba esperando a ver la reacción que aquella revelación provocaba en él. Se alegró de haber respondido de esa manera, sintiendo que había pasado alguna especie de prueba. Tan sólo esperó no estar yendo demasiado lejos; los sentimientos de lady Kendra parecían sinceros, y él no deseaba lastimar a nadie. Y, sobre todas las cosas, no deseaba que su padre descubriera jamás aquél engaño. Faltar a la verdad, o amoldarla a su conveniencia que era lo mismo, le hacía sentir sucio, pero era un precio que estaba dispuesto a pagar para no tener que casarse contra su voluntad. Pero sólo pensar que su padre llegara a descubrirle, le hacía sentir como si él en si mismo fuera la peor suciedad.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Jue Feb 23, 2012 1:42 am

El rey se quedo realmente sorprendido ante el comentario de su hijo. Era la primera vez en su vida que Arthur se abría de esa forma, proclamándole que realmente sentía algo muy fuerte por una princesa. No sabía si ponerse contento ante la mención de que se podría aliar fuerzas con un reino poderoso o sentirse realmente consiente de que lady Anna no iba a estar para nada contenta con lo que Uther tendría para decirle –Arthur- Le dijo su padre mientras se levantaba de la silla y se acercaba a su hijo, mirándolo con una mirada bastante inquisidora -¿estás tan seguro de sentir todo eso?- le pregunto el rey tratando de leer bien las palabras que el príncipe quería decirle. Se preguntaba ¿Cómo se lo tomaría Lady Anna? Y ¿Qué sucedería a continuación? Era la primera vez que al rey algo le salía, mas o menos como lo esperaba, no era la princesa que tenía en mente para su hijo, pero al menos recolectaría fuerzas que era lo que realmente quería –De todas formas y debido al protocolo, tienes que ir a visitarla y darle la bienvenida a Lady Anna- Le dijo Uther tratando de comprender la situación en la que estaban viviendo en aquellos momentos.

Se quedo unos segundos meditando, después de todo no era tan malo que su hijo terminará comprometido con Lady Kendra de Monmouth, pero le preocupaba lo que podría pensar la otra princesa que de seguro no le gustaría que el príncipe la rechazara de esa forma, además de que se preguntaba el cómo su hijo podía sentir cosas demasiado pronto por alguien que quizá había visto muy poco. Se quitó aquellos pensamientos, porque Uther comprendió que a él le había pasado algo similar cuando se encontró con Lady Anna, la belleza que la muchacha portaba debía de ser un verdadero crimen para quién se encontrará con ella y supo que si Arthur le daba una oportunidad, iba a cambiar de parecer en un abrir y cerrar de ojos. No podía hablar del aspecto que podía tener la otra princesa, Lady Kendra, pero suponía que nadie podía igualar en belleza a la muchacha que había llegado a las tierras de Camelot a que se la presentara en sociedad y por sobre todas las cosas que adquiriera experiencia.

-Eso realmente espero, Arthur- Le dijo Uther mientras le dedicaba una mirada severa a su hijo, realmente esperaba no tener que sacar a todos sus caballeros para enviarlos a una guerra porque lady Anna le había dicho a su padre que la habían tratado bastante mal –No quiero que Lady Anna hable mal de nosotros. No quiero que su padre se convierta en un poderoso enemigo. Te lo advierto- le dijo mientras se acercaba a su hijo –Si sale algo mal, nadie podrá aplacar mi ira- Lo primero que haría Uther sería enviarlo a Arthur a hablar con el padre de la princesa para aclarar todo aquello y tratar de que no se formulara ninguna guerra, aunque los caballeros de Camelot estaban muy bien entrenados, gracias a su hijo.

“Maldición” pensó el rey mientras apretaba la mandíbula, su idea de que él se alejara por completo, le había salido terriblemente mal, ahora su hijo le decía claramente que quería permanecer cerca de la princesa –Yo te voy a aconsejar algo Arthur- Le dijo su padre colocando su rostro de preocupación. Sentía el deseo de que en cuento su hijo se viera con Anna las cosas cambiarían, quizá era un capricho que el príncipe se casara con la princesa de Nottingham, porque ella misma le había dicho que no quería que la hicieran sentir como la extranjera que era y quizá Arthur con sus modales de no importarle la hacía sentir de esa manera –Antes de decirme que sientes algo por Lady Kendra, te aconsejo que conozcas a Lady Anna. No es una princesa convencional y estoy muy seguro de que llevaran muy bien. Sé que con ella no sólo harás feliz al pueblo de Camelot, si no además también lo serás tu- Había dado justo en un punto clave, porque Arthur siempre le mencionaba a el rey que quería casarse por amor, ser feliz. Cuando la conociera a la princesa de Nottingham sentiría todo lo que siempre le imploraba.


Off: Perdón por el rol bastante soso :S no tengo imaginación hoy.


avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Jue Feb 23, 2012 3:33 pm

Cuando su padre se acercó a él, su cuerpo se tensó, como si hubiera estado demasiado relajado para su gusto. Sin embargo, de las palabras del monarca pudo deducir que estaba teniendo un considerable éxito, pues el rey estaba teniendo en cuenta lo que Arturo le decía en vez de ignorarle.

- Estoy seguro de lo que siento.– trató de no pensar a qué se refería exactamente, porque lo cierto es que en ese momento no se sentía seguro de nada – Lo comprendo. Recibiré a lady Anna como se merece.

Sabía que colaborando iba a conseguir mucho más que enfrentándose a él, al menos en aquella ocasión. Además, lo que su padre le pedía no era nada excepcional; hubiera tenido que recibirla de todas formas, por ser el príncipe.

No le gustó que el rey le amenazara, pero también estaba acostumbrado a eso. Asintió con la cabeza, sin poder evitar preguntarse si aquello tenía que ver con el temor a una guerra, o solamente con la persona de lady Anna. El rey parecía tener un gran concepto de ella. Eso, sin que lo pusiera evitar, despertó su curiosidad. No sabía mucho de aquella mujer; ni siquiera conocía su aspecto. Tan sólo tenía vagas nociones de su edad, su historia familiar y su reino. Quizá todo se reducía a la importancia de tenerla como aliada, pero Arturo sabía que si era importante para su padre, debía serlo para él.

- No les daré motivos para ser nuestros enemigos, ni a ella ni a su padre.

Arturo sentía que el rey no las tenía todas consigo. Parecía debatirse entre qué enemistad sería más perjudicial para el Camelot y Arturo trató de no interferir en sus cavilaciones. Finalmente su padre habló de nuevo, ésta vez dándole un consejo. Arturo creyó percibir que se estaba tratando persuasivo: eso era bueno, su padre solía limitarse a dar órdenes en vez de convencer a otros de que las acataran. Le dolió sin embargo el argumento utilizado por su padre. ¿Acaso pretendía decirle lo que tenía que hacerle feliz? Arturo sabía que no había sido esa su intención, pero le molestaba que su padre pretendiera saber lo que tenía que sentir, como si Arturo fuera alguien sin voluntad, o demasiado joven para entender esa voluntad. Usaba el mismo argumento que el príncipe había utilizado muchas veces, como si su felicidad se tratara de un capricho más que Uther podía conseguir para él.

- Sé que no es alguien común, o jamás hablarías así de ella – dijo con confianza. Conocía a su padre, y no era un hombre fácilmente impresionable – Pero tampoco lady Kendra lo es. – El príncipe se quedó pensativo, y sus siguientes palabras fueron totalmente sinceras; quizá más sinceras de lo que a él mismo le hubiese gustado - Ella me turba, padre. Me hace sentir torpe y además siento que la importo de verdad. – sonrió – Parece como si cada palabra mía fuera un pedazo de verdad universal, y ella se esmerase en hacerme hablar y hablar para reunirlos todos. Conozco a muy poca gente capaz de esforzarse tanto para conseguir mi felicidad. Me hizo creer que estar conmigo es todo lo que necesita…

Aunque jamás lo habría admitido, no con esas palabras al menos pues sonaban prepotentes incluso para él, le gustaba sentirse… venerado. Lady Kendra mostraba hacia él una devoción casi irreal, y además le hacía sentirse escuchado; algo que le hacía mucha falta pues su opinión valía demasiado algunas veces y demasiado poco casi siempre.

Por encima de todo, lo que más le gustaba de la princesa era su indudable y repentino amor por él. Quería creer que Gwen le quería de la misma manera, pero, quizá porque su amor estaba condenado antes de empezarlo, o quizá porque era incapaz de ver las señales que para otros eran evidentes, jamás había percibido una emoción tan fuerte por parte de la sirviente.

OFF: Tonterías, pérdoname tú a mí por éste cutre-post u.u
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Lun Feb 27, 2012 12:49 am

El rey se sintió realmente complacido de que su hijo le diera la noticia de que si llegaba a rechazar a Lady Anna, no se aproximaría a Camelot una guerra en donde todos saldrían perdiendo. Si bien tenían unos buenos luchadores para cualquier ocasión, Uther no creía que fuera realmente útil enviar a sus caballeros a un sitio que solamente regresaría el 50% de ellos. No les convenía, aunque siempre se presentaban nuevos caballeros de otros sitios para que se les hiciera la prueba que era necesaria para que se los nombrara caballeros de Camelot. Asintió con la cabeza con gusto, confiaba en Arthur, realmente lo hacía, aunque muchas veces le mostraba a su hijo que se sentía inseguro con cada decisión que este tomaba, aunque no se podía decir lo mismo del día que a su hijo se le metió en la cabeza, desobedecer las órdenes del rey y alejarse de Camelot –Confió en ti, Arthur. Pero no nos adelantemos a los hechos- Continuó Uther con la esperanza de que en algún punto de la conversación, o del encuentro, su hijo cambiara de opinión y terminará haciendo exactamente lo que este quería, que terminará comprometido con Lady Anna de Nottingham –Ahora dices esas cosas porque no has conocido a nuestra nueva princesa- No quería seguir con el mismo tema, pero si se le quedaba grabado en la cabeza del príncipe y estando solo, en sus aposentos, podía pensarlo con claridad, entonces quizá pudiera cumplir con su acometido.

Asintió con la cabeza, Anna no era alguien común, al menos no para el rey que como todo hombre había quedado prendado en semejante belleza e inteligencia. Pero prefería que Arthur tomará el papel que se merecía, estaba mal en pensar como mujer en alguien que podría llegar a ser la prometida de su querido hijo –No, no es alguien común. No puedo decírtelo con palabras, Arthur porque tienes que conocerla. Por eso pongo demasiado empeño en eso- Era una de esas pocas veces en las que Uther se mostraba realmente sincero para con su hijo. Quería que sintiera los mismos sentimientos que él, y quizá por eso le frustraba tanto que muchas veces Arthur no tomará las decisiones que él hubiera tomado y lo presionaba hasta que se hiciera su voluntad. Se quedo callado, escuchando lo que decía al respecto de Lady Kendra, una princesa que todavía no había tenido el placer de conocerla y ahora que su hijo hablaba de ella con tanto respeto y amor, le interesaba conocerla aun más. Una sonrisa se hizo presente en el rostro curtido por los años del rey –Veo que te hace sentir cosas que no has sentido por ninguna- Poco a poco se le iba apagando las esperanzas de que algo pudiera suceder entre Lady Anna. Tendría que ser él, Uther, quién rompiera con el compromiso.

Se considero, seriamente, de que podría organizar todo para que Lady Kendra y su hijo se casaran, porque también Monmouth era un sitio donde le podría convenir a Camelot –Lo tendré presente. Tus sentimientos son importantes para mí- Le dijo Uther, hablando como padre y dejando de lado su imponente figura como rey. Estando en sus aposentos podía ser él. Dejo escapar un suspiro, había perdido una batalla, pero no la guerra -¿Cómo deseas que sea el encuentro con nuestra invitada?- Cambió de tema, tenía que pensarlo seriamente, hablarlo con Morgana y por sobre todas las cosas con Gaius, su fiel consejero.


Off: A mi me gusto tu post Very Happy Perdón la demora


avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Lun Feb 27, 2012 7:17 am

Todo el mundo –hasta Merlín- se empeñaba en que tenía que conocer a lady Anna. ¿Qué tendría esa mujer, para que todos sintieran que era la adecuada para él? ¿Acaso esperaban que nada más verla cayera rendido a sus pies? Esa mujer cada vez despertaba más su curiosidad, y al mismo tiempo sentía que ya estaba harto de ella, antes de conocerla.

La forma en que su padre hablaba de la princesa no hacía más que acrecentar esas sensaciones, aunque también se planteó si no era posible que el rey se sintiera atraído por ella. No era frecuente que su padre hablase así de ninguna mujer, pero Arturo sabía que ella era demasiado joven para el rey. Aun así, estaba seguro de que eso podía llegar a no ser ningún impedimento y el príncipe pensó que su padre lo estaba aceptando tan bien porque en realidad albergaba ciertos sentimientos por lady Anna, y no quería verla comprometida. Enseguida, no obstante, deshechó esta idea, por absurda. Además, su padre, a diferencia de él, era capaz de dejar sus sentimientos a un lado y de hacer lo que debía hacerse. Por eso mismo Arturo entendió lo importante que era que el rey estuviera cediendo en ese aspecto.

Siguiendo ésta línea de pensamientos, Uther pronunció las palabras que Arturo no esperaba oír jamás, o al menos no en ese momento. “Tus sentimientos son importantes para mí”. Aquello le sorprendió, sin que pudiera evitarlo. Le lleno de gratitud, y sintió, aunque sólo fuera por un momento, que era importante para su padre no como príncipe, si no como hijo. Pero al mismo tiempo, no pudo llegar en peores circunstancias, porque le hizo sentir culpable. Aunque no estaba mintiendo, porque todo lo que había dicho sobre lady Kendra era verdad, sí que le estaba ocultando una parte importante. Le estaba ocultando a Gwen. Sin embargo no era tan iluso como para creer que la afirmación de su padre se extendía también en cuanto a sus sentimientos por los sirvientes. Así que se mordió la lengua. Y por eso mismo agradeció el cambio de tema. Como estaban hablando con sinceridad, y como familia, Arturo se permitió decir:

- Estoy seguro de que Morgana tendrá una opinión al respecto. Yo confiaría en su criterio más que en el mío, padre, pero de todas formas pienso que debería ser algo casual, pero elaborado. Algo sutil, pero no excesivamente planificado. Si se parece algo a mí no le gustaran las farsas, ni las excesivas cortesías. Ya sabes como odio las recepciones formales, y toda esa palabrería sin sentido. – Y enormemente aburridas, añadió, en su mente.

Tampoco quería que fuera nada demasiado romántico; ya no sólo por una preferencia personal, si no porque era consciente de que él no se desenvolvía bien en aquellas situaciones. Y por sobre todas las cosas, no quería generar más confusión de la que ya había en todo aquél asunto. Quién iba a decirle que de pronto iba a tener tres mujeres ocupando su mente; él, que hacía un tiempo no quería tener ninguna y que se limitaba a intercambiar pullas con Morgana, pensando que eso era el amor.


avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Uther Pendragon el Mar Mar 06, 2012 1:47 am

Uther asintió con la cabeza, su hijo tenía razón, había que planificar algo que no fuera tan elaborado, pero debía de ser inmediatamente porque todos comenzaban a sospechar de que era extraño que el príncipe no se hubiera presentado con Lady Anna, una invitada de lo más especial y que por sobre todas las cosas no quería que se comenzará a hablar por todas partes del castillo y del reino que el príncipe no cumplía con los honores que se merecía una princesa extranjera. Frunció el ceño mientras le dedicaba breves miradas a su hijo, se notaba que Arthur, por única y primera vez creía que Lady Kendra era la indicada para él, le parecía totalmente increíble que sin mencionar en estos últimos días que si bien Camelot se encontraba en una posición de lo más prometedora, también era necesario unir fuerzas con otros reinos, nunca imaginó que su hijo podía mirar con ojos enamorados, por ponerlo de alguna forma a una princesa que quedaba muy cerca de Camelot y sin que el rey tuviera que obligarlo, prácticamente a que se casará con alguien que su hijo no quería saber nada. Se abstuvo de preguntar, en forma de broma, en donde podría estar su verdadero hijo, que quizá todo aquello era más bien un chiste para que Uther cayera y lo regañará por hacerle esa clase de bromas realmente pesadas. Volvió a dirigirle otra mirada y asintió con la cabeza –No quiero apresurarte, hijo- Dijo el rey mientras dejaba escapar un suspiro y rodeaba nuevamente la mesa donde una canasta de frutas adornaba aquella –Pero tendrás que apurarte en conocer a Lady Anna, todos comienzan a murmurar que todavía no te has presentado ante nuestra invitada y no me parece lo más correcto- Le dedico una mirada veloz.

-Dejaré el tema de la boda estancado, al menos de momento hasta que hable con Morgana y hasta que tome una decisión yo- Era el destino de un padre armarle el futuro correcto a un hijo y más si iba a ser el heredero al trono de Camelot, aquel que todos deseaban por la prosperidad que poseía el reino y por la paz que reinaba, algo que a Uther le había llevado veinte años en recuperar, desde que la magia había sido vedada en Camelot las cosas habían cambiado mucho. Pero últimamente tal parecía que todos estaban en su contra y que muchos querían ver sucumbido por el caos aquel reino. En su interior realmente agradecía que tuviera a su hijo a su lado que pudiera ocuparse de aquellos temas que trataba guerras interminables y donde los caballeros eran muy bien preparados –Quiero conocer a la princesa que ha robado tu corazón- Una media sonrisa apareció en el rostro de Uther, si había logrado llamar la atención de su hijo, entonces debía de ser una doncella realmente distinguida y por sobre todas las cosas debía de ser muy hermosa. Ygraine también lo era y esperaba que su hijo consiguiera alguien como ella, aunque le dolía hablar de su esposa, así mismo como recordarla -¿Te parece bien que realice una cena en su honor? Así la conocería- De todas formas no estaba demasiado entusiasmado, se estaban viendo sus planes bastante mermados y aquello no le parecía del todo agradable. De todas formas cumpliría con su palabra, acababa de decirle que los sentimientos de su hijo, Arthur, eran importantes para el rey y tenía que hacer valer su palabra.

-Cuando la veas, dile que será un honor para mí conocerla y pregúntale cuando estará dispuesta.- Asintió con la cabeza mientras entrelazaba sus manos enguantadas detrás de su espalda, realmente estaba siendo demasiado generoso, en otra ocasión le obligaría a su hijo el casarse con la mujer que él había elegido para Arthur, pero se notaba que este estaba demasiado seguro de sus sentimientos y además era una princesa de un lugar que podía ser un buen aliado de Camelot. Se sentía realmente confundido ¿Por qué no estaba feliz con la idea de que Arthur desposara a una princesa? Quizá porque no era la que Uther tenía en mente.


avatar
Uther Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 30/12/2011

http://themagicmerlin.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Arthur Pendragon el Mar Mar 06, 2012 6:52 pm

“Ya está”, pensó Arturo con incredulidad al notar que su padre había cedido; al menos todo lo que Uther Pendragon era capaz de ceder. Aun insistía en que conociera a lady Anna, y Arturo sabía que no era algo que pudiera eludir eternamente. El milagro era que hubiera conseguido esquivar el asunto y a la propia princesa durante tanto tiempo; y ahora que no había riesgo de una boda inmediata tampoco había nada de lo que preocuparse.

El príncipe se puso rígido cuando el rey manifestó el deseo de conocer a lady Kendra. No es que no fuera algo imprevisto, y sin embargo él había tenido la esperanza de que la cuestión no llegara a plantearse. Pero le tranquilizó el hecho de que su padre estuviera sonriendo; Uther se volvía amable cuando sonreía. ¿Realmente era una pregunta lo de celebrar una cena en su honor, o era la forma educada de expresar una orden? Con su padre nunca se sabía, pero uno solía acertar si tomaba sus preguntas por órdenes inquebrantables.

- Una cena sería perfecto – dijo Arturo sin estar realmente seguro de que fuera a serlo. Como notó que el rey no parecía del todo convencido, añadió: - Ella te encantará, padre. Es inteligente, hasta el punto de que no quisiera tenerla como enemiga, y tiene un gran corazón. Es muy hermosa y…-Arturo dudó antes de seguir hablando, pues era un pensamiento inoportuno que acababa de instalarse en su cerebro. “Se parece a cómo me he imaginado a mi madre durante todos estos años”. La idea se quedó flotando en su intimidad; no estaba dispuesto a compartir eso con nadie, ni siquiera con su padre. Pero sabía que era un motivo más por el que podía sentirse atraído por ella; la mente humana a veces funciona así – Estoy seguro de que arderá en deseos de conoceros. Puede ser bastante… entusiasta.

Carraspeó, algo incómodo por el recuerdo de las excesivas confianzas que se había tomado al conocerse, y sintió que era el momento adecuado para cambiar de tema. Además del hecho de que cuanto más insistiera más posibilidades había de que su padre cambiara de opinión, estaba la creciente preocupación del príncipe por la verdad que había tras todas sus palabras. Uno no habla así de alguien que no significa nada más que un plan político, y no debía olvidar que su verdadero amor, aunque imposible era Gwenivere.

- ¿Puedo hacer algo más por vos, sire? – sabía que le estaba robando demasiado tiempo a su padre, y que el mismo tenía aun algunas obligaciones. Le había dado mucho que pensar al rey y no convenía abusar de su suerte.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 El torneo -Privado-

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.