Conectarse

Recuperar mi contraseña

Si tienes alguna duda pica encima de una de las imagenes para ponerte en contacto con cualquier miembro del Staff via MP
Últimos temas
» Embrujo de Camelot
Mar Oct 30, 2012 2:29 pm por Morgana Pendragon

» REPLAY [normal] ¡Se buscan personajes de la serie Merlin!
Miér Jul 11, 2012 12:31 am por Invitado

» Finite Incantatem .::Harry Potter Tercera Generacion::. (Elite) Re abertura!!
Dom Jun 24, 2012 12:35 am por Invitado

» B.L.A.S.T. Genesis (Recién abierto)
Miér Jun 06, 2012 7:09 am por Invitado

» semiausencia
Lun Jun 04, 2012 6:15 am por yer noligma

» Torneo ( Trama Publico)
Lun Mayo 21, 2012 11:03 am por Lady Deirdre Devars

» The new Sinsajo
Miér Mayo 16, 2012 12:57 pm por Invitado

» 002 Hello?... ||Tharaa||
Jue Mayo 10, 2012 2:41 pm por Tharaa Morr

» Aviso Importante
Vie Mayo 04, 2012 5:28 am por yer noligma


002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Lady Kendra el Mar Feb 28, 2012 3:36 am

Kendra envió a su nana a que le dejará debajo de la puerta una nota que claramente era para Arthur Pendragon, donde decía que lo esperaba a él a cierta hora en el bosque. Mientras ella se preparaba, sentía que su corazón latía a mil por horas, realmente necesitaba verlo y sabía que tenía una aliada que la ayudaría a que el príncipe terminará casándose con ella, que era en realidad su verdadero objetivo. Desde la primera vez que lo vio, sintió esa extraña atracción que nunca había sentido por nadie, era por eso mismo que ella sabía que él era el indicado para ocupar su corazón.
La nana trataba de persuadirla, de que despertará de esos sueños fantasiosos que solía tener la rubia, pero ella se negaba rotundamente a dejarlos atrás, porque comprendía que quizá Arthur no sintiera grandes cosas por ella, pero era paciente, aunque no tanto, y le daría espacio y tiempo para que se acostumbrara a su presencia. No sabía cuanto tiempo podría llevarle aquello, pero prefería que se diera rápido porque el amor que sentía por él era fuerte. Era por eso mismo, que además de querer verlo, lo había invitado también a una carrera que con anterioridad, la primera vez que se habían visto, este le prometió. Ahora era ella quién le hacía cumplir con la promesa.
Se colocó un vestido cómodo para cabalgar, se ató el cabello con un moño, donde algunos bucles dorados se veían y tras fijarse si estaba presentable delante del espejo, decidió que era el momento de salir, de buscar su caballo, que había enviado a uno de sus sirvientes a que lo ensillaran, podría partir, porque se encontraría con el príncipe en el bosque.
Se acercó a su caballo y se subió a él, no necesitaba que nadie la ayudaran porque ella tenía años en cabalgar y tras agradecerle a sus sirvientes sus quehaceres, su caballo comenzó a caminar en dirección al bosque, aunque ella lo guiaba. No conocía mucho aquellos alrededores, pero sabía que existía un hermoso lago en donde podían estar al menos un cuarto de hora y quizá hablar, de esa forma lo conocería un poco más, porque esa era la idea de Kendra.
Su caballo galopaba despacio, ella misma prefería que fuera de esa forma, porque con tanta emoción había salido una hora antes y la espera la mataba poco a poco. No deseo que ningún guardia la acompañara, quería estar a solas con el príncipe, aunque quizá corriera el riesgo de que el mismo que había querido asesinarla en su castillo, la encuentre solo en aquel sitio y acabará con su vida. Se quitó aquellos pensamientos pesimistas de su cabeza, estaría con el amor de su vida y eso era lo que debía importarle.
Por fin llegó a su destino, se bajó del caballo y colocó una mantita que tenía en uno de los bolsos que tenía colgando en animal –Quédate quieto- Le dijo mientras le daba unas palmaditas de cariño y le daba algo de comer, aunque decidió acercarlo un poco a donde crecía algo de hierba para que este se alimentara en su corta estadía.
Al cabo de unos segundos escuchó unos cascos que hacían algo de ruido, aquello la hizo muy feliz, porque después de todo no había llegado tan temprano como lo suponía, realmente esperaba que fuera él y no algún sirviente que le decía que Arthur no había podido aplazar sus actividades pendientes y que lo disculpara. Kendra tenía que entender que el príncipe también tenía cosas que hacer y que no debía ser impaciente.
Se acercó a donde provenían los ruidos y efectivamente era Arthur Pendragon. Cuando este estuvo a escasos metros de donde estaba ella, esbozó una sonrisa –Pensé, my lord, que no iba a poder venir. Sé que tiene muchos pendientes y espero no haberlo importunado- Dijo la muchacha con la única ilusión de volver a verlo –Creo que me debe una carrera ¿Lo recuerda?- Le comentó, aunque lo que menos le importaba era la tonta carrera que había dicho en un principio –Y quiero creer que se acuerda que hemos hecho una apuesta- Sonrió aún más. Ella tenía otra idea, lo único que deseaba era que realmente funcionara.

avatar
Lady Kendra
Realeza
Realeza

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Arthur Pendragon el Mar Feb 28, 2012 4:36 pm

Estaba realmente cansado, pero jamás se permitiría decirlo. Un hombre le estaba leyendo todos los encargos de su padre, los entrenamientos cancelados por motivo del torneo y los que se mantenían, y el resto de cosas que eran necesarias para recibir a todos los caballeros que acudieran a la competencia. Aguantó con estoicismo, y mostró el nivel justo de atención. Hizo algún comentario puntual cuando le parecía que algo de lo que estaba oyendo se contradecía, y finalmente el hombre se fue, dejando en manos del príncipe una lista larguísima que contenía todo lo que acababan de leerle. La enrolló y la tiró sobre la mesa, y con el mismo placer con el que uno mete los pies en agua tras varias horas de caminata, comenzó a quitarse la armadura. Hubiera esperado a que llegara Merlín para hacerlo, pero recordó que le habían dicho que estaba enfermo. Esa era una de las razones de que estuviera tan cansado: el sirviente que había estado con él todo el día era un completo inútil y gritarle a él no era tan divertido como gritar a Merlín, porque sólo respondía con compungidos “Si, sire” y “Lo siento, sire”. Como oyera la palabra sire una sola vez más, Arturo iba…iba….

- Sire ¿puedo hacer algo por vos?

¡Aaaaaah! Ahí estaba. Ese incompetente…. pelota…. incompetente…¡Hasta pensar en él era trabajoso!. Le lanzó una mirada envenenada, que Merlín habría sabido entender perfectamente, pero él no, él seguía allí, con su estúpida sonrisa…Se acercó al príncipe y le ayudó a quitarse la armadura, y Arturo se contuvo para no morderle esas grasientas manos que comenzaron a alisarle cada milímetro de la capa y – casi lo habría jurado- tocaban más de lo necesario. ¿Pero a ese chico qué le pasaba?

- Sí, puedes hacer algo. Puedes irte - dijo con brusquedad.

- Como deseéis, sire – para alivio de Arturo se dio media vuelta, pero antes de salir por la puerta se agachó y cogió algo del suelo – Han dejado esto para vos – añadió, lo depositó en su mano, y se fue. Quizá, después de todo, le habían molestado las palabras de Arturo. Menos mal. Tal vez así se iba para no volver, aunque esperaba que Merlín estuviera bien para entonces, porque no deseaba probar suerte con otro patán insufrible.

Arturo miró el papel que le había dado. Era de lady Kendra y se le detuvo el pulso por un momento. Luego la leyó. El príncipe no había olvidado la carrera, ni la apuesta. Pero dudó si debía ir; no le parecía prudente, y no por los mismos motivos que en el momento de prometerla, si no porque no quería que aumentara la confusión que sentía en los últimos tiempos. Pero tampoco podía pretender evitar a la princesa para siempre, ni quería hacerlo. Además había dado su palabra, y realmente le vendría bien un respiro, no fuera a ser que el mentecato de su sirviente en funciones decidiese volver. Así que se ató la espada sobre los pantalones, aunque decidió no ponerse la armadura de nuevo, y se dirigió a los establos, donde tomó su caballo y lo ensilló.

Le sobraba tiempo, pero realmente le atraía esa pequeña escapada y, lo admitiera o no, le apetecía ver a lady Kendra. Así que montó e inició la marcha, a paso lento. Se sintió relajado, mientras se dejaba llevar por la rítmica cadencia del trote del caballo. Cuando llegó al lugar pactado, allí estaba ella. Desmontó de un salto y caminó al lado del animal. Se sentía extraño sin la armadura, más ligero. Aunque tal vez no tenía nada que ver con lo que llevaba y lo que dejaba de llevar, si no con…..No, era la armadura. Tenía que serlo.

- No me he olvidado de ninguna de las dos cosas, milady – dijo con un movimiento de cabeza; un signo de educación pero no excesivamente cortés. Consideró que las circunstancias permitían no ser tan rígidos con las formas. Rodeó el claro donde se encontraban con un vistazo de sus ojos - ¿Estáis sola? ¿No es peligroso? Mi padre me ha contado los motivos que os llevaron a abandonar vuestro palacio.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Lady Kendra el Vie Mar 02, 2012 1:30 am

Sonrió al ver que el príncipe se acordaba de las dos cosas, porque eso le decía claramente a ella que él aún la tenía presente por más de que ella no estuviera merodeando por los pasillos, aunque sabía casi todos los movimientos que este hacía porque, a regañadientes de su nana, la princesa la pagaba mucho dinero a una de las sirvientas del castillo que le pasaba la data. Era una acosadora, por eso mismo no se lo iba a decir al príncipe Arthur para que no se enterara de que era una maniática. Lady Kendra estaba muy segura de que él y ella eran el uno para el otro y que el único fin que pudiera mermar su locura era casándose.
-Me alegra, sire que no se haya olvidado de nuestra promesa. Si no me tendría que haber puesto en ridículo tratando de que se acuerde- Comentó levantándose un poco el vestido para caminar por las ramas caídas y acercarse a donde anteriormente estaba, donde su caballo aún seguía pastando cerca donde la princesa podía echarle una mirada.
Asintió con la cabeza –Si, my lord, estoy sola- Dijo mientras enmarcaba una ceja, tal parecía que habían llegado los rumores de su casi asesinato en el palacio. No hubiera querido que Arthur se enterara, pero no iba a quedar más opción que en algún momento alguien le comentara sobre lo que había sucedido y el por qué ella se encontraba ahora en Camelot, siempre con custodia que la seguía hasta para ir a sus aposentos. No sabía si el que la quería asesinar, estaba todavía libre, aunque tenía la certeza de que aquel solamente era un enviado. No comprendía la razón por el cual querían asesinarla y revivió la noche en que abrió los ojos y vio el cuchillo que traspaso un almohadón, salvándose de milagro, porque aquel podría haber sido su cabeza.
-No se preocupe, sire, por más que yo haya dicho que quería estar sola no lo estaré. Debe de haber escondido alguno de mis guardias. Mi padre dio la orden de no dejarme sola- Ladeó el rostro para dedicarle una triste sonrisa, a pesar de que había tenido la suerte de conocer al amor de su vida, extrañaba su tierra –No hubiera querido que los rumores de que me han querido asesinar, le llegaran a sus oídos, porque aunque quisiera no tengo respuesta para darle sobre la pregunta que se hacen todos ¿Por qué?- Se encogió de un solo hombro y se acercó a Arthur, que se permitió tomarle de la mano enguantada –Pero estoy más que protegida. Porque el mismo príncipe de Camelot, el mejor espadachín de todos los reinos, está conmigo- Esbozó una amplia sonrisa y entrelazó sus dedos con los de él.
-He escuchado que ha habido robos en la ciudadela ¿han podido capturar al culpable?- Le pregunto, le gustaba que él la hiciera participe de las cosas que sucedían en Camelot, porque aquel reino la hacía sentir como su segundo hogar, además si ella conseguía casarse con el príncipe, Camelot sería el único sitio en donde Kendra viviría.
-Disculpe el atrevimiento- Dijo con rapidez mientras miraba la mano enguantada del príncipe y precipitadamente le sacaba aquel para que la mano de este quedará totalmente al descubierto, de esa forma volvió a entrelazar los dedos de ella con las de él, sintiendo está vez el calor humano que este podía brindarle, más que el guante que con cuidado se lo devolvió -¿Quiere empezar con la carrera o prefiere antes conocer un poco más a su contrincante?- pregunto divertida.

avatar
Lady Kendra
Realeza
Realeza

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Arthur Pendragon el Vie Mar 02, 2012 1:03 pm

Le tranquilizó un poco su respuesta, aunque miró involuntariamente a un lado y a otro por si efectivamente descubría algún hombre escondido. De todas formas tenía razón: él estaba allí y por eso ella estaba segura.

Efectivamente, ¿por qué? ¿Por qué iba nadie a querer hacerla daño? Está bien, era una princesa, eso la ponía en el punto de mira. Quizá lo inquietante no era que hubieran pretendido asesinarla, sino que su gente no hubiera descubierto la amenaza: si una vez casi la matan la siguiente podrían conseguirlo.

Sus manos, guante por medio, se entrelazaron y aquello no pudo más que confundirle. Era un contacto agradable. Bajó de su nube cuando ella formuló una pregunta. Se puso algo rígido.

- Sí….más o menos – ya no iban a producirse más robos, aunque quizá “capturar” no era la palabra más indicada. Dedicó unos segundos a pensar en Durc y luego le apartó de su mente, como había apartado todo lo demás.

Justo en ese momento ella le quitó el guante. ¿Por qué tenía que ser tan encantadoramente tentadora? ¿Es que era él el único dispuesto a mantener las formas? Tomó el guante en su otra mano y la miró entre fascinado y nervioso. Carraspeó.

- Creo… que lo mejor será…empezar con la carrera – antes de hacer alguna tontería – No creo poder escaparme por mucho tiempo.

De pronto se le ocurrió que quizás era mejor dejar que ella le ganara: así la tendría contenta y le sería más fácil hacerle partícipe de lo que había hecho: dar su nombre al rey, como motivo para no tener que casarse con lady Anna. Temía que ella se enfadara, o que se lo tomará a mal, pero tenía aun más miedo de que se negara a romper su compromiso ficticio cuando llegara el momento. ¿Y si ella se empeñaba en casarse con él, y terminaba cambiando una princesa por otra?
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Lady Kendra el Lun Mar 05, 2012 9:43 am

Una sonrisa se hizo presente en el rostro de Kendra, no sólo por el rostro de sorpresa que había colocado el príncipe al mostrarle que ella podía dejar las formas atrás y que prefería el contacto de una mano humana que la de un guante que no dejaba paso a nada más que la imaginación, algo que la princesa ya estaba más que acostumbrada, por lo general vivía en un mundo lleno de caballos alados, dragones malvados y príncipes que salvaban un reino entero, tal parecía que siempre había pre destinada a Arthur Pendragon, aunque este todavía no lo supiera.
-Entonces comenzaremos- Le comentó ella mientras desenlazaba su mano y se dirigía a su caballo que estaba pastando cerca de donde lo había dejado anteriormente -¿Quiere decir algunas palabras, my lord, antes de perder?- Una sonrisa pícara se presento, de todas formas en su cabecita de princesa, no iba a dejar que ella ganará, lo iba a dejar ganar a él para que este se sintiera victorioso y de esa forma Arthur no perdería ese encanto que a ella le gustaba. Kendra era un buen jinete pero no le interesaba competir en aquellos momentos más que tener un agradable encuentro con el príncipe de Camelot. En su cabeza empezaban a formarse algunas otras ideas que también le estaban pareciendo de lo más tentadoras y que quizá las pondría en práctica.
Se subió a su caballo blanco y espero a que él hiciera exactamente lo mismo, mientras ella se acercaba a donde estaba el caballo del príncipe y su jinete, de ese lugar comenzaría la carrera –A unos 20 kilómetros, existe una roca grande, es la única que hay por aquí. Ese será nuestra meta final ¿Está de acuerdo?- Le pregunto dedicándole una mirada, aunque más bien era para observarlo subido al caballo, mostrando que el príncipe de Camelot era tan hermoso con sus dos pies o con caballo, que imponente se veía subido a aquel animal y por sobre todas las cosas, era el sueño de toda princesa ser rescatada por aquel hombre, que aunque en aquella ocasión no llevaba puesta la armadura, se veía hermoso igual.
-A la cuenta de tres- Comenzó diciendo ella mientras alzaba una mano y contaba con los dedos –Uno, dos…TRES- Gritó mientras espoleaba a su caballo y este comenzaba a galopar lo más deprisa posible, no quería ganar, y fue en aquel momento donde una idea brillante se le cruzó por la cabeza, iba a ser peligroso pero no le importaba si realmente quería tenerlo cerca a Arthur Pendragon. Y sin más, realizó una extraña maniobra con el caballo, el animal perdió el rumbo, relincho y se colocó en dos patas, furioso. Lady Kendra se soltó de las riendas y cayó al suelo de espaldas.
Le dolía todo el cuerpo, pero al menos agradecía estar viva, era la primera vez que intentaba algo así y evidentemente estaba segura de que no lo volvería a hacer en toda su vida. Notó que un dolor agudo se le presentaban en la parte de su tobillo, rápidamente se llevo la mano a esta parte y la sujeto. No quería ni imaginarse el aspecto que podía presentar, de seguro que era bastante lamentable, con los rizos todos desarmados y el rostro lleno de tierra. De todas formas se echo a reír –Lamento tener que haber sido una descuidada y arruinar la carrera- Le dijo al príncipe, se sentía una torpe, porque por lo general hubiera ganado la carrera, pero sus deseos estaban en otro lado y se podría decir que aquella situación le sería mucho más beneficiosa que haberle ganado.

avatar
Lady Kendra
Realeza
Realeza

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Arthur Pendragon el Mar Mar 06, 2012 7:57 pm

Arturo levantó una ceja como diciendo: “¿Perder? Yo no pierdo nunca.” Pero se abstuvo de hacer comentarios. Además, recientemente se había tenido que comer esas palabras, tras su carrera con Morgana. Pero no iba a dejar que ese error se repitiese.

- Dicen que por la boca, muere el pez. – repuso con simpleza, como indicando que había hablado antes de tiempo. Esperaba que supiera entenderle, y no pensara que le estaba llamando pez. Algunas princesas eran demasiado sensibles a los comentarios casuales, pero lady Kendra no parecía de esas. De pronto cayó en la cuenta de que en realidad no la conocía mucho. Y en breve, si todo salía bien, estarían organizando su boda. Era tan…absurdo.

La princesa montó e indicó cuál sería la meta. Arturo montó y estuvo de acuerdo con ella; no iba a ser una carrera muy larga, lo cual favorecía a su caballo zaino. No sabía si la montura blanca de la princesa sería algo más que un bello objeto de ornamentación, pero por la actitud confiada de lady Kendra sospechaba que sería un gran ejemplar.

Entonces, a la cuenta de tres, comenzó la carrera. Pero algo le pasó a la princesa, porque su caballo se encabritó y la tiró al suelo. Arturo se apresuró a alcanzarla, y saltó de su caballo para acudir a su lado, preocupado. ¿Qué había pasado? Esa caída había parecido obra de una mala obra por parte de la ujer. ¿Es que acaso no sabía montar, y todo habían sido alardes? Arturo comprendió que no era el momento de plantearse eso, y se cercioró de que no estaba herida. No dudaba que la caída había sido dolorosa, pero estaba viva, y parecía ilesa. Se tranquilizó del todo cuando la escuchó hablar, como si fuera la prueba de que nada grave le sucedía.

- ¿Estáis bien? – había ansiedad en su voz, aunque su rostro permanecía sereno – Ha sido una mala caída. ¿Qué os ha pasado?

Arturo se fijó en que se acariciaba el tobillo. Tal vez se lo había lastimado. Frunció el ceño y acercó su mano con cuidado, pidiendo permiso con el gesto. Con un pequeño examen podría saber si estaba roto, aunque realmente lo dudaba porque de ser así ella no estaría tan tranquila. Él tenía experiencia en romperse costillas, y sabía que en zonas como los tobillos o las muñecas el dolor era mucho mayor. Con toda probabilidad se trataría de una torcedura, pero aun así podía llegar a ser una lesión importante. De pronto todo aquello de la carrera le dejó de parecer tan buena idea.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Lady Kendra el Mar Mar 13, 2012 12:52 am

Le dolía el tobillo pero era algo que podía soportar, había sido ella quién alentó al caballo para que aquello le terminara por suceder, realmente agradecía que la caída que hubiera sido leve. Le sonrió, mostrándole su sonrisa perlada y asintió con la cabeza –Estoy bien, no ha sucedido nada grave- Le dijo la princesa mientras trataba de ponerse de pie, aunque no lo logró, debido a que le dolía en serio el tobillo. Se maldijo por dentro al tener que ser así de frágil y por sobre todas las cosas que la caída le hubiera salido mal, su objetivo era quedarse un poco más tiempo con el príncipe, pero no quería que terminará lastimada, porque aquellos podría terminar en que él la llevará al castillo y no poder disfrutar de aquel día soleado y hermoso.
-No sé, creo que mi caballo ha visto algo que le ha asustado. Espero que se encuentre bien- Lo veía a lo lejos, el guardia que la cuidaba lo tenía ahora atado con su caballo y los miraba de lejos, tenía órdenes explicitas por ella que no se acercara por nada en el mundo, que no arruinará la salida con Arthur Pendragon, ni aunque le cayera un rayo encima.
Asintió tímidamente cuando él con un caballeroso gesto le pidió permiso para posar su mano en el tobillo mal herido, esperaba no tenerlo roto porque no era algo que le gustara a ella, además no iba a quedar demasiado estético y se negaba a perder aunque fuera un segundo, ya que era la única vez que podía estar con el príncipe de sus sueños.
-¿Me podrías llevar hasta aquel tronco?- Le pregunto mientras señalaba un tronco que estaba caído, al menos descansaría ahí hasta que el dolor mitigara un poco y luego seguiría la tarde como ella lo tenía planeado, nada le podía arruinar el estar con el príncipe, ni aunque apareciera su padre enfurecido –De todas formas podemos tener una linda cita ¿No le parece, my lord?- Le pregunto mientras se acomodaba su vestido que había mandado a hacer para la ocasión, de un color azul pálido con un par de florcitas que decoraban el vestido y unas mangas largas trasparentes que se ceñían en su brazo para caer, dándole un toque bastante hermosa y fino.
Sonrió abiertamente, mientras clavaba sus ojos en los de él, cada día que pasaba lo amaba un poco más, aunque no se lo dijera abiertamente, Kendra estaba esperando el momento oportuno para hacerlo y que él sintiera lo mismo. Se percató de que la relación que habían tenido en un principio no se parecía en nada ahora que habían hablando, parecía como si la frialdad de él para con ella se hubiera disipada y ahora estaba allí, él casi integro, tal cual se lo había imaginado.
-Le quiero hacer una pregunta- Dijo Kendra con su voz suave, sosteniendo la mirada y la sonrisa –Siento que le pongo nervioso ¿Es así my lord? Le pido disculpas, no quiero que se sienta de esa manera conmigo- Dijo mientras sus mejillas se sonrosaban, aunque le gustaba verlo algo turbado porque lo hacía un poco más humano –Pero no puedo ocultarlo más- Tomó con rapidez la mano del príncipe, tomando todo el valor que la caracterizaba –Usted despierta en mí sentimientos que no conocía hasta el momento- Alzó la vista para verse reflejada en aquellos ojos azules, e instintivamente, alzó una mano y le acarició con sutileza la mejilla, mientras poco a poco se iba acercando a él, quedando a una distancia que era fácil de romper.



Off: Es una desfachatada está chica!! Wink Perdón por la demora!
avatar
Lady Kendra
Realeza
Realeza

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Arthur Pendragon el Vie Mar 16, 2012 9:33 am

Se dio cuenta de que el caballo de la princesa había sido calmado y recuperado por un soldado que permanecía en la lejanía. Efectivamente, ella no estaba sola. Aunque desde luego sus guardias sabían ser más discretos que los de Arturo que, cuando tenía que llevarlos, no podía ver ni su propia sombra. Pero por ser hombre, buen luchador, y muy cabezota, a menudo podía verse libre de esa molestia.

Examinó con toda la delicadeza de la que fue capaz el tobillo de lady Kendra, y pudo comprobar que no estaba roto; se trataba de una torcedura pero para ser más concreto le hubiera gustado una segunda opinión. La princesa quiso sentarse en un tronco cercano, así que Arturo la alzó sin mucha dificultad, aunque sí con algo de vergüenza. Pasó la mano de ella por su cuello, y con las suyas la agarró de tal manera que la pose era idéntica a la de los hombres que traspasan el umbral de una puerta con sus mujeres. No solía estar tan cerca de una mujer, y aquello le provocaba descargas eléctricas en la piel, a las que no estaba muy acostumbrado. Erguido, tratando de ignorar esa clase de sensaciones, la llevó a dónde quería como quien transporta una carga muy ligera, y allí la soltó, con cuidado.

Ella quería seguir con la cita, y el hecho de que le pusiera ese nombre al encuentro le incómodo bastante, y le impidió replicar por miedo a balbucear. Tal vez era lo que ella pretendía. A punto de ser traicionado por el rubor, se concentró en el pie de la princesa, y se lo vendó con un trozo de su manga, que se arrancó de un fuerte movimiento. Sabía que, si se vendaba de modo correcto, el dolor se aliviaba considerablemente.

No pudo ignorar que llevaba un vestido azul; un color que hasta ese momento pensó que sólo quedaba tan bien en contraste con la piel oscura de Gwenivere, pero que se mostraba igual de magnífico en la piel pálida de la princesa. El vestido caía por sus suaves piernas y … no, mejor mirar más arriba. Las mangas transparentes, la forma en que se ceñía a su cintura, sus bien definidos y torneados… más arriba aun. La miró a los ojos, a los cuales tomó erróneamente por una parte segura y libre de cargas sensuales que pudieran comprometer su honor. ¿Pero qué le estaba pasando? De repente tuvo frío y calor a la vez, como si de nuevo estuviera bajo los efectos del veneno de la Guaxa. Experimentó también otras reacciones fisiológicas que no viene al caso relatar, y sintió que esa mujer venía del mismo infierno para llevarle con él a las profundidades de todo lo que era bueno y malo en el mundo.

Ella notó que algo pasaba, claro, y encima le tomó de las manos. Arturo respiró hondo, decidido a mandar sobre su cuerpo y sus instintos, y a poner un poco de cordura en todo aquello. No era la primera vez que se sentía atraído por una mujer hermosa, pero si era una de las primeras veces en las que estaba tan cerca de sucumbir a lo que sería, sin duda, un error. Recordó a Sophia, la mujer extranjera que viajaba con su padre con quien se empeñó en contraer matrimonio a pesar de que sólo se conocían desde hacía una semana. Se enfrentó al rey por ella, e incluso se quiso fugar, pero Merlin le hizo regresar a Camelot al parecer tras darle un golpe que hizo que olvidara los acontecimientos más recientes. Aquella vez, sencillamente, perdió la cabeza, pero incluso entonces tomó la precaución de ponerla en una habitación alejada, a pesar de las bromas de Merlín. Él era un hombre de honor, en todos los sentidos de la palabra. Por eso, y sólo por eso, pudo resistirse a las artimañas de lady Kendra, por quien comenzaba a sentir una pasión que bien podía acercarse tanto al amor como al odio. No tenía nada que ver con la pureza de los sentimientos que experimentaba por Gwenivere.

Como si quisiera romper los esfuerzos de Arturo por conservar su fortaleza de carácter, ella puso una mano en su mejilla, y redujo la distancia entre ellos. Le miró con aquellos diamantes azules y el príncipe se creyó capaz de aprenderse hasta el más mínimo detalle de sus ojos, que lo hipnotizaban. Arturo avanzó unos centímetros, y estuvo tan, pero tan cerca de besarla… Se apartó de pronto, lleno de furia, aunque no sabía exactamente contra quien dirigirla. Su mentalidad le impedía culpar a la mujer; aunque a la vez se sentía impelido a ello.

Se puso en pie y le dio la espalda, tratando de recobrar el sentido. ¿Qué había estado apunto de pasar? Inspiró hondamente y, aun sin atreverse a mirar al demonio de la tentación con quien se encontraba, declaró, con voz algo más grave de lo habitual:

- Será mejor que regresemos al castillo. Deben ocuparse de vuestra lesión; Gaius, el galeno de la corte, podrá aliviaros en un momento.

Arturo tuvo un momento de autodesprecio, sobretodo al darse cuenta que los guardia de ella lo habían presenciado todo. Para él aquello era la prueba de que era débil, demasiado débil para resistirse a los instintos, demasiado débil para ser rey. ¿Cómo iba a atreverse a mirar a Gwenivere de nuevo? Tan sólo se perdonó por haber sabido sobreponerse al final, y porque sabía, en su fuero interno, que la chica había tenido gran parte de culpa, deseando que pasara lo que no podía pasar desde el principio.


Off.: Definitvamente, el frirteo o como se escriba no es lo mío, ni siquiera en el rol xDxD Siento la tardanza.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Lady Kendra el Lun Mar 26, 2012 11:11 pm

Lady Kendra se sentía cerca del paraíso, Arthur estaba a tan solo unos poco centímetros de besarla y aquello la hizo sentir que no necesitaba nada ni a nadie más que ese preciso momento, en donde el amor que ella sentía por él se podría ver reflejado en aquel beso que estaba a punto de suceder. La respiración del príncipe se mezclaba con la de la princesa y sentía como su corazón latía con tanta fuerza que temía que en algún momento se le quebraran las costillas. No cabía en sí con la ilusión que tenía por dentro, no era por el hecho de que quizá su sueño de casarse con un príncipe, heredero de la corona de uno de los reinos más admirados y temidos a la vez podría llegar a ser su esposo, si no porque era el amor de su vida, al menos eso era lo que creía Kendra, quién lo había amado la primera vez que lo vio. Lentamente los ojos de ella se cerraron, dispuesta a sentir el beso.
Ya se estaba imaginando el cómo se lo diría a su nana y pronto a su padre cuando le enviará una carta diciendo que quizá se celebraría una boda en Camelot. Pero algo sucedió, el beso nunca llegó y aquello le llamó poderosamente la atención. Abrió los ojos desconcertada y notó que Arthur no estaba tan cerca como antes, si no que ahora le daba la espalda. Kendra no entendía absolutamente nada y por un momento se sintió herida y furiosa. Se levantó de inmediato, la ira que la dominaba le hacía olvidarse por completo de su piel mal herido, y caminando con dificultad se acercó a Arthur mientras le hablaba, moderando la voz para que este no se percatara de que en realidad estaba furiosa -¿Qué ha pasado my lord? A caso ¿No soy la mujer que podría llegar a conquistar su corazón?- Le dijo mientras mantenía las lágrimas en sus ojos. El orgullo no la iba a dejar llorar, lo haría puertas adentro en su habitación, en donde su querida nana le acariciaría el cabello dorado y le diría exactamente las palabras que la princesa quería escuchar.
Para alguien como ella, era bastante difícil que alguien le dijera que no y más si se empecinaba con alguien, en este caso con Arthur Pendragon. Dejo pasar el comentario de su tobillo, no le importaba en aquel momento su lesión, si no aquel hombre que se negaba a demostrarle que algo, aunque fuera pequeño, estaba haciendo en su corazón -¿Por qué no me permite ocupar un lugar en su corazón? Yo sé que algo pasa- Y se quedo en silencio mientras miraba hacia otro lado, tratando de contener alguna que otra lágrima que era más bien imposible.
Tomo aire, tratando de que algo inteligente le pasara por la cabeza y entre un murmullo dejo escapar –Recuerdo que me ha dicho que no existía otra. No entiendo.- Meneó la cabeza, mientras un rulo rubio se desprendía de sus ataduras y acariciaba una parte de su nuca. Se sentía humillada y a la vez presenció por primera vez que en el suelo se encontraban todas sus fantasías y notó el cómo podía doler que el amor de tu vida te rechazará de esa forma.
Se percató que comportándose como una princesa caprichosa no la acercaría a su objetivo, si no más bien la alejaría por completo y no era lo que realmente quería –Lamento lo que ha pasado, sire, no quería que fuera de esa manera. Sepa disculparme.- Y sonrió, pero más bien era una sonrisa para que él no se sintiera tan culpable, aunque las mejillas de Kendra estaban bañadas en lágrimas que se enjuagó con un movimiento de su mano.

avatar
Lady Kendra
Realeza
Realeza

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Arthur Pendragon el Mar Mar 27, 2012 6:51 pm

Arturo apretó los puños hasta hacerse daño, y siguió dando la espalda a la princesa, cuya reacción no se hizo esperar. Era difícil saber la verdadera naturaleza de sus emociones sin mirarla, pero parecía evidente que no se lo había tomado bien, como era lógico. Preguntó si ella era la mujer que podía llegar a ocupar su corazón y a Arturo le dio mucha rabia el dudar antes de responderla. Por eso, su réplica fue dura, y llena de ira.

No – respondió sin mirarla. Luego se dio cuenta de que había sido demasiado seco, cruel, y quizá poco sincero, pero ya estaba dicho. No obstante, se forzó a añadir: - Y si lo fuerais ésta no sería la forma.

Quiso volverse entonces, pero le daba miedo descubrir que estaba llorando. La había oído acercarse y era consciente de la escasa distancia que los separaba, como si cada centímetro le quemase. Arturo guardó silencio, luchando contra las muchas contradicciones que en ese momento le invadían, hasta que ella argumentó que Arturo había negado la existencia de otra mujer en su vida. Se giró, dudando lo que debía responder, justo para oírla volver a las “buenas formas” y ver una sonrisa para nada convincente. Ahí estaban las temidas lágrimas, incapacitándole, confundiéndole…derramándose.

- Vuestro padre me mataría si llegara a enterarse de éste… episodio. Es mi deber poner la distancia que, evidentemente, ninguno de los dos está dispuesto a mantener.

Con ello pretendía dejar claro que sus ganas de reducir esa distancia eran tan fuertes, o más, que las de ella. Pero Arturo no estaba acostumbrado a dejarse llevar por sus impulsos, esa no era la clase de amor en la que él creía. Entendió que aquél no era el momento más indicado de comunicarle que la iba a usar para no tener que casarse con lady Anna.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 002 Un nuevo encuentro... (Arthur Pendragon)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.