Conectarse

Recuperar mi contraseña

Si tienes alguna duda pica encima de una de las imagenes para ponerte en contacto con cualquier miembro del Staff via MP
Últimos temas
» Embrujo de Camelot
Mar Oct 30, 2012 2:29 pm por Morgana Pendragon

» REPLAY [normal] ¡Se buscan personajes de la serie Merlin!
Miér Jul 11, 2012 12:31 am por Invitado

» Finite Incantatem .::Harry Potter Tercera Generacion::. (Elite) Re abertura!!
Dom Jun 24, 2012 12:35 am por Invitado

» B.L.A.S.T. Genesis (Recién abierto)
Miér Jun 06, 2012 7:09 am por Invitado

» semiausencia
Lun Jun 04, 2012 6:15 am por yer noligma

» Torneo ( Trama Publico)
Lun Mayo 21, 2012 11:03 am por Lady Deirdre Devars

» The new Sinsajo
Miér Mayo 16, 2012 12:57 pm por Invitado

» 002 Hello?... ||Tharaa||
Jue Mayo 10, 2012 2:41 pm por Tharaa Morr

» Aviso Importante
Vie Mayo 04, 2012 5:28 am por yer noligma


001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Ir abajo

001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Vie Ene 27, 2012 3:12 am

Gwen llegó corriendo hasta los aposentos de Gaius diciéndome de que Arthur estaba encerrado en el calabozo, ordenes del rey Uther, tal parecía que alguien había ido con el cuento de que se emprendería en una misión de muerte a el reino de Odín. Fue por ese motivo que lo envió al calabozo. Claramente y tras mirar a Gaius y a Gwen me di cuenta de que el único que podía salvarlo y llevarlo a que siguiera con su destino era yo. Resoplé, si Uther se daba cuenta de que yo había sido quién lo saco de allí, el cepo sería como una cama realmente mullida. Asentí con la cabeza mientras me colocaba mi morral de cuero, dentro de este llevaba una poción que serviría para detener el veneno al menos por unos momentos, que me daría tiempo de llevar a Arthur hasta Gaius y este haría lo posible para salvarlo –Iré a salvarle el trasero real al príncipe- Sonreí mientras me alejaba corriendo lo más rápido posible. No teníamos tiempo que perder y si lo hacíamos eso acarrearía a que asesinaran a más niños. No comprendía el por que el rey, quién daba todo por el pueblo de Camelot, se negaba a que su hijo diera todo por salvar a los pequeños. Se me vino a la mente que una vez en su vida, jamás diría una cosa así frente a Arthur, pensó como padre y temió por perder a su hijo ¿Era amor o terror? Era una buena pregunta.

Llegué al calabozo, era obvio que había más guardias allí que en todo el castillo, alguna forma se me tenía que ocurrir para rescatarlo de entre las rejas para continuar con nuestra misión. Se me ocurrió de pronto realizar algún truco. Levanté mi mano y recité unas palabras en latín, de pronto una figura, poco visible, más bien una sombra, corría por entre los muros. Era obvio que eso llamaría la atención de los guardias y dejarían su puesto. Efectivamente así se logró, pero no perdí tiempo y mientras pasaba el último guardia le robé las llaves –Caega, come here- Y las llaves mágicamente cayeron en mi mano. Me sentí realmente orgulloso, lástima que nadie podía compartir mi alegría. Salí de mi escondite y rápidamente me acerque el calabozo real –No sabía que ahora está era tu habitación ¿También la tendré que acondicionar para ti…My lord?- Sonreí divertido mientras buscaba la llave que abriera las rejas, es más, en cualquier momento aparecerían los guardias y el príncipe no estaría solo, porque a mi también me meterían dentro.
La puerta se abrió cuando metí la llave –Está libre como un colibrí- Comenté, la verdad que verlo en aquel estado me hacía reír –Los caballos ya están esperando- Lo estaba apurando porque escuchaba los pasos de los guardias que estaban viniendo a sus puestos –No quiero apresurarlo pero…- No dije nada mas, esperaba que se apresurara.

No me agradaba la idea de esconderme, la campana empezó a sonar, dando a entender que el prisionero se había escapado, ya me imaginaba la situación. Uther iría furioso a donde Gaius estaba leyendo y le preguntaría por mí, ya me estaba imaginando el tono que usaría. En aquellos momentos imploraba en silencio que Gaius le dijera que estaba embriagándome en la taberna, no sentía deseos de regresar de la muerte y que me enviarán al cepo –Mi cabeza estará mañana adornando una de las hermosas habitaciones del castillo- Comenté para mí, pero lo deje esparcir por el aire. Teníamos que llegar a los caballos y una vez que estuviéramos montados en ellos, las cosas resultarían más sencillas. Los guardias estaban acercándose cada vez más y yo necesitaba hacer magia, pero con Arthur pisándome los talones era imposible –Arthur ¿Qué es eso?- Pregunte señalando algo que no existía, pero al menos lo mantendría distraído, mientras yo recitaba otras palabras en latín, logrando que un carro con paja se cayera, tapando a los guardias –Vamos- Le dije en susurro corriendo hacia el otro extremo llegando por fin a donde los caballos nos esperaban.

Nos subimos y nos alejamos poco a poco de Camelot, dejando un pueblo asustado y a unos guardias buscando con ímpetu al príncipe –Hice un mapa- Le dije mientras buscaba en mi morral el mapa que había hecho, más bien lo copie con magia. Se lo mostré contento de mi logro –Dibujo bien eh?- Me quería echar a carcajadas, pero si lo llegaba a hacer, él no iba a entender por qué ese ataque de risa repentino –Tenemos que ser cuidadosos por estos caminos, Sire, porque los caballeros de Odín…- Y tras no dejarme terminar las palabras, aparecieron en nuestro camino, unos 15 hombres armados hasta los dientes que nos atacaron. Me bajé del caballo, aunque me enredé un poco con la montura, saque mi espada y trate de detener algunos que me querían asestar un espadazo. Viendo que no era posible y que tenía a tres que querían cortarme la cabeza, tuve que usar mi ingenio - Forp fleoge!- murmuré mientras los hombres salían volando por los aires. Me fije si Arthur se encontraba bien, realmente esperaba que así lo fuera.

avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Vie Ene 27, 2012 7:43 am

Arturo llevaba unas pocas horas, no sabía exactamente cuántas, encerrado en esa maldita jaula. Maldita, asquerosa, e insalubre. Algún día se ocuparía de que los calabozos tuvieran al menos una cama, o un catre…. Algo más que aquél montón de paja y esa manta raída. Como de todas formas no pensaba dormir, dejó de amargarse al respecto, y se puso a dar golpecitos a una argolla de hierro mientras yacía con la espalda apoyada en la pared. No había mucho que hacer ahí dentro, y aunque intentó concretarse en lo que iba a hacer, lo único que pasaba por su cabeza era lo idiota que había sido. Arturo no era particularmente bocazas y sin embargo había hablado de más ante el rey… tal vez pasaba demasiado tiempo con Merlín.

Se había propuesto no acabar en las mazmorras, y en un segundo, por un ataque de… de… estupidez, prácticamente le había pedido a su padre que le encerrara. Trató de ser positivo. Tenía que salir de ahí, porque faltaba ya muy poco para el anochecer. Adiós a su idea de partir al medio día. Como fuera, debido al cambio imprevisto, había que rehacer los planes. No había forma de huir de ahí: es lo que tienen las cárceles, están hechas para que los criminales no escapen. La diferencia es que Arturo no era ningún criminal, pero eso en vez de ser algo a su favor sólo lo empeoraba: había muchos soldados de guardia, para proteger la seguridad del príncipe, y sobretodo para evitar que se escapara. Crearte buena fama entre tu gente hace que cuando te vuelves contra ellos sepan lo hábil que puedes llegar a ser. Le tenían bien controlado.

Cabía la posibilidad de que le rescataran, naturalmente, pero ningún caballero iba a volverse contra el rey. No cuando además, Arturo no corría en realidad ningún peligro. Con toda seguridad varios de sus hombres apoyarían a su padre, sobretodo teniendo en cuenta que alguno de ellos era el responsable de que el rey se hubiera enterado. Por mucha rabia que eso le produjera, sabía que lo hacían bajo una sincera preocupación por la seguridad de su príncipe, así que se propuso no tomar represalias… al menos no demasiadas.

En cualquier caso, si no podía contar con los caballeros, ¿quién le quedaba? ¿Morgana? ¿Gwen? Confiaba en que ellas estuvieran de su parte, pero no podían hacer gran cosa: una era la protegida del rey y otra una sirviente. Estaban bastante limitadas en cuando a desafiar al monarca se refiere. También pensó en Merlín, que más tarde o más temprano se extrañaría de que Arturo no acudiera para cumplir lo que había dicho. No creía que las noticias de su cautiverio tardasen mucho en ser difundidas así que su sirviente sabría dónde encontrarle. Pero, dado que ni siquiera le dejaban recibir visitas, no sabía cómo iba a sacarle de ahí…Y por alguna razón, estaba seguro de que al menos iba a intentarlo. Se aferró a eso: a la confianza en la lealtad de Merlín. Sin embargo tampoco podría reprocharle que decidiera no ayudarle; sería una de las primeras personas en las que pensaría el rey al enterarse de su liberación, y eso lo volvía un riesgo a considerar. Además, quizá Merlín también pensara que estaba mejor en el calabozo. Arturo ya no sabía qué creer.

Afuera de su celda, sus guardianes hacían demasiado ruido, probablemente reunidos ante una mesa entreteniéndose con algún juego, pero no bebiendo puesto que estaban de servicio. Arturo conocía a la mayoría; a otros no en persona. Sabía que entre ellos había buenos hombres, leales a su rey y eficientes en su tarea. Pero muchos otros le tenían ganas al príncipe; todo el mundo tiene enemigos y la realeza más que nadie. Arturo no sabía bien si era envidia, odio, o si le guardaban rencor por algo que no había sido consciente de hacer. Pero en la forma en que le miraban cuando pasaban por delante, quedaba claro que no le tenían precisamente aprecio. Parecían disfrutar con que estuviera encarcelado. Normalmente no le habría dado importancia pero en aquella ocasión podía beneficiarle: si un príncipe sospechaba que algún súbdito no le era fiel, podía acabar con dicho súbdito de varias maneras diferentes. Podía exagerar esas miradas, y convertirlas en alta traición, aunque no lo eran. Podría intentar chantajear a uno de ellos para que le dejaran salir, bajo amenazas usando lo que sabía. Pero no creía que funcionara cuando el rey había dado la orden contraria. La presión que Arturo pudiera ejercer era siempre menor a la de su padre. El bullicio de sus carceleros llegó a ser demasiado ensordecedor, y Arturo, frustrado, exclamó:

- ¡Silencio! ¡Intento dormir!

En seguida las voces menguaron, y Arturo esbozó una sonrisa. Era como una especie de invitado de honor en las mazmorras: debían hacerle caso porque era el heredero. Eso era bueno, porque con el ruido no podía pensar. Y pensar era lo único que podía hacer en esos momentos, cuando de su libertad dependía la vida de varios inocentes.

Le trajeron comida. No exactamente un gran manjar, pero seguro que bastante mejor que lo que le traían a los presos habituales. Era una bandeja con pan y queso y aunque hacía mucho que no comía, Arturo no probó bocado. En parte por orgullo y en parte porque no se sentía con ánimos de comer mientras temía por la vida de los niños de Camelot. Sin embargo, el soldado que portaba la bandeja – ni siquiera habían dejado que fuera un sirviente, quizá por miedo a se tratase de Gwen o Merlín y le ayudaran – permaneció allí en vez de retirarse y le dijo:

- No seáis estúpido, sire. Tal vez después tengáis hambre.

Arturo le fulminó con la mirada. ¿Cómo se atrevía…? Sin embargo sus ojos se dulcificaron cuando vio que el soldado era joven, y no mostraba signos de temerle. Era valiente, y le había dado un sabio consejo. En silencio, cogió un trozo de pan, y el queso, y se lo guardó en los bolsillos. El soldado sonrió, y se marchó.

Y así pasaba el tiempo, sin más visitas ni incidentes. Arturo comenzaba a temer que nadie fuera a liberarle, y no lograrlo él sólo por sus propios medios. Hacía bien en pensar así, porque era lo más lógico. ¿Acaso había pensado que por ser el príncipe podía liberarse de su encarcelamiento? Eso no era prepotencia, era ingenuidad. No podía escapar a los designios del rey. Paseó por la habitación, y sacó las manos de los barrotes, apoyándose en ellos, claramente aburrido.

Entonces comenzó a escuchar un sonido extraño, como de muchas pisadas que se alejaban. ¿Acaso no había ordenado silencio? ¿Y por qué se iban? Casi no pudo creerlo cuando vio a Merlín. No sabía qué le sorprendía más: que hubiera acudido en su ayuda o que realmente lo hubiera conseguido. A causa de este asombro tardó en reaccionar, y el sirviente lo urgió. Le siguió en silencio, intentando no llamar la atención, aunque era tarde para eso porque empezó a sonar la alarma. Empezaron a correr por los pasillos que tan bien conocían, y no tardaron mucho en salir del castillo. Pero varios hombres salieron también. Era imposible escapar, y sin embargo algo debía de favorecerles, quizá el destino en el que Arturo no creía mucho, porque un carro se cayó concediéndoles la ventaja que necesitaban.

Una vez llegaron donde los caballos, Arturo se permitió recuperar el aliento. Ambos marcharon al galope para alejarse de Camelot, y Arturo supo que cuando volvieran la furia que su padre había mostrado antes iba a quedar como palabras amables. Pero no le preocupó, estaba haciendo lo correcto.

- Has tardado mucho – fue lo único que dijo en todo el camino, en vez de “Gracias, Merlín”, que hubiera sido más apropiado.

Su sirviente le enseñó un mapa y entonces Arturo recordó que realmente dependía de Merlín para encontrar lo que buscaba. Se esforzó por memorizar las líneas, en un intento de entender a qué punto exacto del reino enemigo se dirigían. Sin embargo, cuando Merlin trataba de decirle algo, se vieron en una emboscada. Alrededor de una quincena de guerreros se lanzó a por ellos, y Arturo lamentó que por lo sucedido al final no hubiera podido llevar ni siquiera a un par de caballeros con él.

Desenvainó la espada e hizo lo que mejor sabía. Algunos eran buenos luchadores, pero se dejaban llevar sin prestar atención a la batalla. Otros eran más bien mediocres, al menos desde el punto de vista de Arturo. Tras derrotar a un par de ellos, buscó a Merlín con la mirada, para ver cómo le iba. Estaba quieto, mirándole, sin hacer nada, y sostenía la espada inerte a un lado. No se dio cuenta de que había más hombres en el suelo de los que él había vencido.

Aunque le tiraron del caballo, consiguió ponerse en pie y seguir luchando. Hubo tres que le atacaron a la vez, y otro más por la espalda. Gracias a que vio el reflejo del enemigo en la armadura de otro, se agachó y evitó una muerte más que probable. Quedaban cinco.

- Podrías ayudar un poco ¿no, Merlín? – le reprochó. A veces era tan valiente, y otras tan cobarde. ¿Ni siquiera iba a enfrentarse con uno?
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Sáb Ene 28, 2012 12:19 am

Me quede perplejo, yo tenía ni la menor idea de como se usaba la espada, la movía de un lado hacia el otro, sólo para protegerme pero no era un experto como Arthur que se sabía mover y con esos movimientos despistaba a los demás hombres. Había que admitir que era bastante malo con la espada. Me defendí inmediatamente de un hombre corpulento que quería cortarme las orejas –Puedes lastimar a alguien con eso- Bromeé, ya sé, ya sé, no era el momento pero realmente algo tenía que hacer, usar mi magia era una buena opción pero, lo tenía demasiado cerca a Arthur como para ser tan estúpido y lanzarle un conjuro. La espada se escapó de mis manos, como si alguien me las sacará de inmediatamente y la lanzará lo más lejos posible de mi persona –Estoy muerto- Murmuré y el hombre asintió con la cabeza mientras me sonreía, mostrándome sus dientes todos podridos y manchados, un aspecto bastante asqueroso –Espera ¿Qué es eso?- Dije deteniéndolo con la espada en mano, estaba a punto de clavármela hasta la médula. Puse mi mejor cara de horror para que este se diera vuelta. Efectivamente, el truco resulto, y después Arthur me regaña porque no sé mentir. Aproveché que el hombre estaba distraído para asestarle un buen golpe en la mandíbula, logrando que este me mirara con una sonrisa y se desplomara en su suelo –Por un pelo de rana- Murmuré mientras corría en busca de mi espada.

Cuando la tuve en mis manos, me percaté de que muchos de los hombres de Odín estaban atacando al príncipe, me intención era atacarlos con la espada, pero íbamos al caso que yo era bastante malo usando ese tipo de objetos. Resoplé y miré fijamente a los dos hombres que estaban detrás del que se encontraba, en aquellos momentos luchando con otro hombre que parecía bastante hábil con la espada -Forp fleoge!- Volví a decir mientras los dos hombres se echaban para atrás, como si se resbalaran con algo invisible, supuse que Arthur ni se iba a percatar que aquellos dos ya no estaban mas. El bosque quedo nuevamente en silencio, de todas formas no teníamos que encontrarnos muy seguros porque en cualquier momento, cuando tomáramos aire, aparecerían más súbditos del rey que nos querían echar sal como las babosas que a veces Gaius usaba para sus experimentos. Me acerqué corriendo a donde estaba el príncipe mientras dejaba caer mi espada detrás de mí -¿Estás bien Arthur?- Pregunte fijándome que realmente no tuviera alguna duda que lo llevará a desmayarse o incluso a la muerte, porque eso me tendría que llevar a usar nuevamente mis poderes para salvarle la vida o si se moría por completo, tenía que buscar la copa de la vida. Mi vida por la de Arthur…Ya lo había vivido –Es mejor que nos ocultemos hasta la mañana. La bruja saldrá y de noche no vamos a poder encontrar su escondite. Es mejor que comamos algo y que nos vayamos a dormir- Fruncí el ceño, acercándome a los caballos para tranquilizarlos un poco –Duerme tu, yo haré guardia- Tenía sueño, quería dormir, lo admitía, pero él era quién pelearía con la bruja, aunque yo lo iba a ayudar, por otro lado si algo pasaba mientras el príncipe dormía yo podía defenderme con mi magia.

Camine por entre los árboles tupidos, estaba bastante oscuro el bosque, menos mal que siempre pensaba en todo y tenía una antorcha. La prendí con dos “piedras” o al menos eso le hice creer a Arthur y ya teníamos algo de luz –Iré a buscar algo de leña para hacer una fogata- Le dije, parecía el príncipe yo que estaba dando ordenes que él, quizá él lo notará y me dijera algo poco amigable, como solía hacerlo. Busqué las ramas más grandes e hice una fogata para que nos alejará un poco de frío que, al menos yo, estaba sintiendo y de paso preparaba un guiso –Debería estar acostumbrado a dormir en el medio del bosque, tener frío y que mi vida corra peligro las 24 horas del día- Empecé a hablar como si la conversación hubiera quedado pendiente en alguna parte del día –Pero No, Creo que eres la primera persona que conozco que quieren asesinarte siempre- Meneé la cabeza. A veces no entendía como Arthur me soportaba tanto. Lo miré de soslayo –El otro día estuve con Gwen- Al menos hablaría solo, hasta que se hiciera el guiso, comiera y tuviera enorme ganas de echarme a dormir ¡Cosa que no haría! Me quedaría despierto cuidando a mi rey o próximo rey –Y me dijo que tenías orejas de burro- Estaba mintiendo, quizá se enojará y me amenazará con enviarme al cepo, pero esperaba que se olvidará, es más se olvidaría –Y yo le dije, Gwen, no puedes hablar así del príncipe ¿Qué diría si te escucha? Arthur es un asno pero no para que le digas que tiene sus orejas- Me eché a reír, el guiso ya estaba listo. Tome un platito y se lo serví –Al menos nos quitará el frío- Comente llevándome un buen bocado del guiso, estaba rico o tenía hambre que podía funcionar también –Creo que esta noche debería dormir, Sire, yo cubriré su espalda, no seré hábil con la espada pero tengo mis métodos- Esbocé una amplia sonrisa, no me refería a la magia, si no a mi manera de golpear, que aún me dolía la mano –No creo que nos vuelvan a atacar, o no hasta la mañana- Ni yo me creía semejantes palabras y dudaba que él me las creyera. Cerré la boca, mientras el silencio se apoderaba del bosque. Preferí comer mi cena.

avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Sáb Ene 28, 2012 6:34 pm

La batalla se estaba haciendo realmente agotadora. Pese a que Arturo estaba bastante orgulloso de su fuerza, le dolían los brazos por el esfuerzo de parar la espada del contrario. El costado también protestaba, porque se había hecho algo de daño al caerse del caballo. Sus rivales no le permitían apartar la vista, pero escuchó algo que le hizo pensar que Merlin por fin estaba luchando, y deseó que le fuera bien. Se dio prisa en acabar con sus oponentes para acudir en su ayuda... Cuando se deshizo de uno de ellos, se giró para enfrentarse con el resto, y descubrió con alivio que ya no había más.

Merlin se le acercó y le preguntó si estaba bien. Arturo se limitó a asentir; tan sólo estaba algo cansado, porque llevaba ya dos noches sin dormir y comenzaban a pasarle factura. Tener una pelea a muerte no ayuda contra el cansancio. Iba a hacerle la misma pregunta, pero comprobó con sus propios ojos que el sirviente había salido airoso. Era un hombre con suerte, si se tenía en cuenta que luchaba peor que muchos de sus caballeros caídos en batalla.

El príncipe meditó lo que le proponía. Realmente era lo mejor, aunque no le gustara del todo la idea de acampar allí. Normalmente hubiera rechazado la idea de que Merlín se quedara de guardia, y lo habría hecho él mismo, pero estaba agotado y desganado. Se sentó en un tocón y observó cómo encendía fuego. Esperó pacientemente mientras traía leña, estaba más eficiente que de costumbre. Se lo agradeció internamente, porque él no estaba del mejor de los humores. Los roles se habían intercambiado momentáneamente y era el sirviente quien tomaba la iniciativa. ¿Qué más daban ya las absurdas jerarquías, si con toda seguridad él iba a ser desheredado?

Merlín comenzó a hacer algo, parecía que guisaba, y se puso a hablar como si no hubiera un mañana. Palabras y palabras de conversación insulsa que Arturo normalmente habría callado tirándole una bota. Además creyó percibir que se metía con él varias veces. Pero todo lo ocurrido en los últimos días le presionó de golpe, y por primera vez en su vida sintió que a lo mejor morir a manos de la Guaxa era mejor opción que sobrevivir. No obstante, Arturo amaba la vida, así que se dijo que no era para tanto.

Le dio un plato de lo que fuera que hubiese cocinado – ni siquiera se fijó – y lo dejó ahí, en sus manos, como un peso muerto; desde luego demasiado desanimado para comer. Merlín volvió a insistir con lo de la guardia, y Arturo asintió y apartó el plato, intacto, para prepararse para dormir. Se quedó de pie, como atontado por unos momentos, y luego se echó sobre el suelo, con movimientos lentos. Pensó en las palabras de Merlín, que atacarían mañana. ¿Qué más daba? Que atacaran, así estaría ocupado, y no podría pensar. Porque pensar era lo que le causaba ese estado de ánimo apático.


Se acordó de su padre. El rey le odiaba, y los actos de Arturo al estar allí en ese momento sólo estaban agravando eso. Le era más fácil trivializarlo y pensar en ello como si fuera una pelea más, pero lo cierto es que ésta era diferente. Ningún hijo debe escuchar ciertas palabras de su padre. “No quiero verte más”. Cerró los ojos con fuerza por unos segundos, como si pretendiera así borrar el recuerdo, y los volvió a abrir.

Ser desheredado, no era tan grave. Tal vez era lo mejor. Tal vez no sería un buen príncipe. Aunque le habían educado para pensar que ese era su destino, Arturo podía tragarse la ambición, y tal vez lograría acostumbrase a una vida sin lujos. Se sentiría feliz si sólo era desheredado, pero lograba el perdón de su padre.

¿Qué podía hacer él para ser aceptado de nuevo? Tenía que ser algo admirable…algo que hiciera que su padre le viera de nuevo como un buen hijo. Y él sabía justamente qué: capturar al dragón. Ese dragón del que no había hablado con nadie, y a quien no quería odiar pese a ser una criatura mágica. Estaba muy confundido al respecto, pero si era su pasaporte para ganar de nuevo el apoyo de su padre, capturaría a ese dragón sin dudarlo dos veces. Claro que tenía que admitir haber hablado con una criatura mágica sin pelear contra ella, lo cual probablemente podía ser visto como alta traición. Y eso sólo empeoraría las cosas.

- Merlín – dijo con voz grave, sintiendo que si no hablaba se volvería loco - ¿Puedo confiar en que lo que te diga a continuación va a quedar aquí, entre nosotros? Si se lo dices a alguien, lo negaré, y mi palabra prevalecerá sobre la tuya– era algo injusto, pero lo que dijera un sirviente no contaba mucho. Aunque dada la situación, tal vez el rey confiaba más en Merlín que en el propio Arturo.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Sáb Ene 28, 2012 11:55 pm

Una sorpresa, eso fue cuando vi que ni siquiera tocaba el cuenco donde contenía el guiso, me lleve un poco de este a la boca, si bien estaba demasiado caliente no estaba horrible -¿No le gusta la comida?- Pregunte frunciendo el ceño y tratando de comprender el por que llevaba esa mirada de cordero degollado. A veces lo entendía a la perfección, bastaba con una única mirada para saber exactamente que era lo que me quería decir, pero en otras, como aquella, no entendía por qué no tocaba la comida que acababa de hacer, quizá estaba turbado debido a que el rey lo había enviado al calabozo, pero no era la primera vez que dormía en él. No me atreví a preguntar, prefería terminar con mi cena en silencio, mientras le dedicaba miradas de soslayo tratando de comprender que era lo que le estaba sucediendo a Arthur que no me decía absolutamente nada. Lo que mas me sorprendía de todo aquello era que no me callara de inmediato cuando empecé diciendo cosas sin sentido, es más estaba hablando solo y aquello no era divertido si él no me seguía con el juego.

¿Era mi imaginación o Arthur no sabía que quería hacer? Noté que se quedaba allí, como si alguien le hubiera colocado una estaca en los pies, impidiéndole moverse un centímetro más. Deje mi cuenco sobre la tierra y coloqué la comida que él no había tocado dentro del caldero que aún seguía despidiendo humo -¿Sucede algo, sire?- Pregunte parpadeando y tratando de comprender que bicho era el que le había picado en aquellos momentos. No parecía el Arthur que por lo general me enviaba a darle de comer a los caballos para que no me sentara a comer, o no era el mismo que mientras hablaba ponía los ojos en blanco y me enviaba a callar porque me voz ya no le sonaba tan agradable. Se echo en el suelo sin decir una sola palabra, mientras yo arreglaba todo para que mañana emprendiéramos una larga travesía hasta donde se encontraba la bruja y acabar con el sufrimiento de Camelot. Quizá la Guaxa se encontrará en aquella cuidad, succionándole la sangre a criaturas inocentes.

Cada vez que pensaba aquello me sentía impotente, porque mi magia no servía para todo y para aquello era una de esas veces que me preguntaba si sería buen mago como el gran dragón había mencionado o como Gaius estaba convencido al 100% de que así sería. Le di de comer a los caballos, y me acerque a un tronco, allí haría mi guardia hasta que saliera el sol, lo único que esperaba era no quedarme dormido, porque el sueño en aquellos momentos, acompañados con aquel viento que golpeaba mi rostro y por sobre todas las cosas por el silencio que nos invadía, era obvio que mis ojos se iban…o vaya…se estaban cerrando poco a poco, mientras mi respiración se acompasaba poco a poco hasta quedarme sumido en un sueño. Tenía ojos cerrados, pero aún así escuchaba lo que sucedía alrededor, ni una rama quebrada por la bota de algún caballero de la corte de Odín, ni un pájaro nocturno se ponía a cantar en los bosques silenciosos. Ni una mosca pasaba por allí para mantener mis ojos cerrados y suponía que el príncipe ya se encontraba sumido en un sueño bien profundo. Aunque no me lo dijera abiertamente, yo mismo veía como debajo de sus ojos poco a poco iba apareciendo esas horribles ojeras que lo hacían lucir horrible.

Ya estaba por adentrarme en un sueño hermoso, hasta creo que en mi rostro se reflejo una sonrisa bastante bobalicona, cuando la voz de Arthur me saco de inmediato -¿Qué? ¿Qué? No estaba durmiendo- Dije rápidamente cayendo del tronco donde estaba sentado. Parpadeé y noté que la conversación era seria. Fruncí el ceño y asentí con la cabeza mientras murmuraba –Si, ¿Qué sucede, Sire?- ¿Qué era lo que Arthur me quería decir? Por más que me pareciera injusto que aunque yo dijera la verdad nadie me creería si luchaba contra el príncipe, no iba a decir nada –Sabe que no diré una sola palabra, ni aunque me estén lanzando fruta podrida. Tiene mi palabra- Y era verdad, antes de decir algo de lo que sabía de Arthur me cortaba la lengua.
avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Dom Ene 29, 2012 8:50 am

Merlín reaccionó con sobresalto. ¿Estaría dormido? Esa era la razón por la que no podías confiar en que un sirviente hiciera la guardia…A Arturo le valió con aquella pobre promesa, aunque le hubiera gustado que se lo tomara más en serio. Tardó un rato en decidirse a hablar; estaba escogiendo sus palabras con cuidado.

- La noche pasada, antes de que decidiera venir aquí y… bueno, antes de visitar las mazmorras, decidí hacer una ronda por Camelot, por si pillaba al asesino en pleno ataque. Vi a una persona y la seguí. Te ahorraré los detalles, pero me llevó hasta un dragón – prefirió omitir que ese hombre era el dragón, para no meter al susodicho en problemas – No era el que nos atacó el año pasado, pero pensé que ese era el último… En cualquier caso, no me enfrenté a él, y no le dije a nadie sobre su existencia. Sé que tú eres un aliado en la lucha contra la magia y que tú se lo habrías dicho a mi padre. Pero yo, no lo hice. –guardó silencio, y suspiró antes de continuar – Mi padre me ha desheredado. – omitió lo mucho que le dolía eso, y el resto de sus palabras, pero tal vez se le notó en la mirada - Al desobedecerle y venir aquí, creo que ahora soy una especie de enemigo del reino. Estaba contemplando la posibilidad de… pretendía “comprar” el favor del rey con la captura de ese dragón.

Una parte de él se arrepintió de haber hecho estas confesiones. Pero otra, muy escondida en el fondo de su cerebro, sabía que Merlín era su amigo y precisaba su consejo. El príncipe le miró a los ojos, azul claro contra azul oscuro, intentando averiguar si había hecho lo correcto al confiar en él. Pareció llegar a una conclusión afirmativa y se preguntó si iba a volver a verle. Porque tenía una cosa clara: si no conseguía restablecer las cosas, si no conseguía el perdón de su padre, no iba a volver a Camelot.

Quizá no tenía que preocuparse por eso, porque a lo mejor no sobrevivían a esa noche. Arturo se incorporó y quedó sentado. Si moría aquella noche lo peor no iba a ser el hecho en sí, sino morir en aquellas circunstancias, en las que dudaba si estaba bien todo lo que le habían enseñado. O su padre estaba equivocado, y el había hecho bien al no delatar al dragón y al perseguir a la Guaxa, o su padre tenía razón, y él era un traidor que no merecía heredar el reino. La cantidad de años que llevaba pensando así hizo que se decantara por lo segundo.

- Ya no soy tu príncipe, Merlín, pero te doy una última orden: vuelve a casa. Dile...dile al rey lo del dragón, si quieres, porque yo estaré lejos ya y no temeré las represalias. Protege tu vida.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Dom Ene 29, 2012 6:45 pm

Me quede en silencio, si él me estaba hablando y confiándome algo importante, lo que se merecía Arthur era que le prestará la atención. Fruncí el ceño, recuerdo que siempre que hay alguna clase de ataque a Camelot, siempre hay toque de queda y a veces los guardias realizaban las rondas para meter preso a todo aquel que no cumpliera con las órdenes dadas. No comprendí inmediatamente los sentimientos que me atacaron, por un lado la sorpresa, yo mismo sabía que había un solo dragón y era justamente el que yo a veces le pedía consejos. Además todavía me sentía algo culpable por liberarlo, pero tenía que cumplir con mi promesa y ese era el trato. Pase saliva y me quede quieto, por el otro lado, crecía en mi interior una duda, el gran Dragón me había confiado que sólo quedaba él en la tierra ¿Por qué me mentía tan descaradamente? -¿Otro Dragón?- Pregunte realmente abriendo bien en grande mis ojos claros, tenía que hablarlo con el dragón viejo y que me explicara todo lo que estaba sucediendo, además, yo era el único “Señor de los dragones” Por ende podía hablar con él en su idioma o al menos eso creía yo. Vamos al caso que ya no sé en que creer -¿Has hablado con el dragón?- Me interesaba más en la conversación que podían tener que en la magia.

Yo le hacía creer al príncipe que estaba a favor de que quemaran a todos aquel que tuvieran magia, así como a las criaturas mágicas que estaban realizadas con magia de la antigua religión, pero era más bien para protegerme y por ende estar cerca de Arthur, debido a que mi misión era salvarlo de las cosas que solía meterse. –Yo…bueno. Te lo diría más bien a ti que a tu padre- Le dije dejando mi lado bromista, sinceramente me encontraba perplejo, el tener que ver a otro Dragón para mí era algo increíble. Me pregunte el por qué no se lo había dicho a su padre, me parecía extraño que Arthur no le confiara una cosa así a Uther. Y la respuesta llegó de inmediato, cuando me dijo que este lo había desheredado -¿Qué? ¿Por qué?- Le pregunte realmente sorprendido ¿Por qué el rey había hecho semejante cosa?. No entendía absolutamente nada y los pequeños baches de silencio que Arthur me regalaba me daban más ganas de zamarrearlo que de preguntarle. Me quede, literalmente, con la boca abierta, su idea era capturar al dragón, y encerrarlo como lo habían hecho con el viejo dragón ¿Qué hacer? Yo era un ser mágico, aunque Arthur creyera que era un humano lo bastante torpe como para conocer una cuenta sencilla, era obvio que no estaba de acuerdo con capturarlo, por el otro lado tenía que decirle algo, ese algo que le a contentará por unos segundos -¿Estás seguro? Digo...el capturar a un dragón no es tan sencillo, vamos a tener que necesitar a un señor de los dragones y si mal no lo recuerdo tu padre asesinó a todos y el último que conocíamos ha fallecido también- El último que quedaba era yo, pero Arthur no tenía por qué saberlo –Por otro lado, asesinar a un dragón no es tan sencillo, son criaturas antiguas con mucha magia- Mis palabras, lo más probable fueran que le entraran por una oreja y le saliera por la otra porque así era cuando algo se le quedaba en la cabeza.

Me levanté de donde estaba sentado y me dirigí a donde se encontraba Arthur, sus palabras me dieron a entender que realmente le dolía la decisión, poco inteligente, de su padre –Arthur, tu padre de seguro que se encontraba demasiado enojado, pero fueron solamente palabras mal elegidas. No creo que te desheredes por no cumplir una orden- Si, todo el mundo conocía a Uther Pendragon, él creía que todo el mundo tenía que opinar de la misma manera que él –De todas formas, seguirás siendo el príncipe arrogante, matón y egocéntrico, que luego te convertirás en rey. En un rey maravilloso y no lo digo solo para levantarte el ánimo. Sé que será de esa manera- No, no estaba dispuesto a seguir esa orden, yo estaba allí para salvarlo y me quedaría –Sin mí no encontrarás a la bruja ¿te olvidas que el que tiene el mapa soy yo? Duerme un poco. Cuando esto acabe regresaremos a Camelot y hablaremos sobre lo del dragón- Antes tenía que hablar con el gran dragón y de paso buscar a el nuevo dragón para darle la mala noticia de que Arthur lo quería secuestrar. Eso era traición, pero al menos cumpliría con proteger a todos los dragones que encontrará en mi vida.

avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Dom Ene 29, 2012 7:41 pm

Por una sola vez en su vida estaba dispuesto a escuchar. Las palabras de Merlín resonaron en la cabeza de Arturo como una duda más. ¿Es que no quedaba ya nada que fuera sencillo? ¿Ninguna pregunta cuya respuesta fuera sí o no? Era cierto que no quedaban más Señores de los Dragones, sin embargo pudieron librarse del último sin su ayuda; tenía que haber más formas. Aunque aquello fue un poco confuso…

- No quiero asesinarlo – repuso con convicción – Pero lo capturaré. – se sintió culpable, porque en cierto modo había dado su palabra de no hacerlo; al menos le había dado a entender al dragón que no tenía nada que temer del príncipe. Pero estaba decidido. – En cuanto a mi padre…tú no estabas allí – y se alegraba de eso. Se alegraba de que no hubiera habido más público que los discretos guardias – No le escuchaste. Fue muy claro: me confinó en el calabozo por tiempo indefinido, y si salía del castillo quedaba desheradado. - omitió las palabras que más le habían dolido, pero eso era algo privado entre su padre y él. Arturo no era capaz de ahondar tanto en sus propias emociones -Mi padre no bromea con eso. Sabe lo peligroso que es insinuar que no estoy cualificado para sustituirle. El pueblo podría no confiar en mí. – Arturo en esos momentos, tampoco confiaba en sí mismo.

De todos modos, se sintió reconfortado al escuchar a Merlín, aunque en esa ocasión era incapaz de creerle. La fe que demostraba en él era casi signo de estupidez, pero cumplía con su cometido: mejoraba su estado de ánimo. Le alivió que no quisiera irse, aunque en realidad debía de haberlo supuesto, ya que su sirviente nunca se iba. Por muchos peligros que corrieran, por muchas ordenes que le obligara a cumplir o a descumplir, él estaba siempre. Arturo sabía que había abusado al hacerle partícipe de su secreto, porque le hacía cómplice de traición. Y aun así Merlín no le había juzgado. Debía fijarse más en él, al menos en cuanto a magia se tratara, porque él parecía saber tomar las decisiones correctas. Merlín tenía claro que los magos y sus criaturas eran enemigos del reino.

Como respuesta amistosa, símbolo de su agradecimiento, le dio un golpecito en el hombro. Al menos para Arturo fue un golpecito. Así es como se comunicaban entre caballeros, personas bastante brutas en cuanto a sentimientos se refería, y creía que Merlín empezaba a captar el lenguaje. Le gustó la idea de posponer lo del dragón: los problemas de uno en uno.

- Como quieras. – respondió, y casi inconscientemente recogió el cuenco de comida, descubriendo que en realidad estaba hambriento. Prácticamente engulló su contenido, que estaba bueno, pero aun de no estarlo se lo habría comido igual. No obstante, dándose cuenta de que parecía un animal salvaje lánzandose sobre su presa, dejó la cuchara suspendida en el aire, y fingió una mueca de desagrado. Pequeñas chispas de humor burbujearon en sus ojos. - ¿No conoces la sal, Merlín?
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Lun Ene 30, 2012 3:16 am

Lo que más me sorprendía era que hablaba como si capturar un dragón fuera lo mas sencillo del mundo, como capturar a un caballo o una liebre. Tenía que encontrarme urgentemente con el gran Dragón para que me explicará el como había más como él, si recordaba que me dijo en su momento que era el único de su especie. En mi cabeza nada más repetía una y otra vez que el ser mágico me había mentido, que todo aquel acto era más bien para liberarlo y hacer una catástrofe en Camelot. Fruncí el ceño, si el gran Dragón no hubiera puesto su furia en el reino, entonces yo no hubiera conocido a mi padre y de esa forma nunca conociera de donde salían mis poderes y el cómo me podía comunicar y entender bien con las criaturas mágicas. Ahora que lo pensaba, mientras Arthur hablaba y hablaba, quizá el gran dragón lo había hecho apropósito, aunque murieron algunos caballeros. Salí de mi ensueño para regresar a la realidad –No es tan sencillo capturar un dragón- Le dije de mala gana, no era mi intención, pero yo no quería formar parte de una tortura que tendría aquel espécimen de dragón que de seguro estaba en extinción. No quería, pero no podía negarme porque al hacerlo levantaría sospechas en el príncipe y no me convenía que me mantuviera lejos. Lamentablemente él era propenso a meterse en problemas y el que debía liberarlo, porque así era nuestro destino era Merlín, o sea yo. Me quedo la duda, aunque había cambiado de tema -¿Cómo lo encontraremos? Un dragón no puede vivir en una choza- Me reí con tan solo pensar que alguien de semejante tamaño pudiera caber en una casa tan pequeña –A menos que el dragón que hayas visto sea de tela, porque en ese caso te diría que te has dado un fuerte golpe- Me reí a carcajadas. El silencio del bosque se vio quebrado ante mi risa –Lo siento- Me disculpe inmediatamente.

Él tenía razón, yo no había estado allí para escuchar las palabras que le había dedicado Uther a su hijo, pero sabía mejor que nadie que no lo habría dicho en serio. Si el rey desheredaba a Arthur ¿Quién quedaba? Nadie –Arthur, uno cuando está enojado y por sobre todas las cosas cuando uno siente que está perdiendo a la persona, suele decir cosas que saben que lastimaran al otro para que entre en razón. La cosa es que tu tienes la cabeza demasiado dura y no das el brazo a torcer por más que una vaca este encima de ti- Me encogí de hombros, quería darle ánimos, porque necesitaba que estuviera con buen animo para luchar contra la guaxa y luego regresaríamos a Camelot, aunque tuviera que dormirlo todo el vieja, regresaría y se sentaría a hablar con Uther, que de seguro se sentiría muy orgulloso de las hazañas de su hijo. Si no…realmente no lo comprendía al rey. Lo quería golpear, en serio quería hacerlo –No pierdas las esperanzas, porque si nos asesinan está noche, te juro que te buscaré en donde quiera que estemos y te golpearé, porque en aquel lugar no existen los títulos- Lo dije en broma, pero era un buen momento para ponerme serio, por única vez en mi vida –No sólo lo sabe el rey, lo sabe todo aquel que te mira unos pocos segundos. No sólo eres un buen príncipe, serás un gran rey y la gente de Camelot te respeta por eso. Porque albergan la esperanza de que no seas como tu padre- Metí la pata hasta la médula con lo que acababa de decir, era tiempo re arreglarlo –Esperan que seas mejor- Nada funcionaba, cada vez peor sonaba.

El golpe que me dio en el hombro, logró que se me moviera todo dentro y que diera unos cuantos pasos torpes, de todas formas no me caí -¿No es mas sencillo decir “Gracias Merlín”? Pudiste romperme el hombro- Le dije sobándome la parte en donde la mano dura de Arthur se había posado. Yo no portaba con la musculatura que él tenía y hasta un soplido podía derribarme o al menos físicamente. Me percaté de que tomo de nuevo el cuenco con comida y comió como si nunca en su vida vio comida, parecía un muerto de hambre. Me quede con los ojos abiertos, mientras una sonrisa se aparecía en mi rostro. No pensaba hacer ningún comentario al respecto –No sería mala idea que la próxima vez cociné usted, my lord- Le dije en un tono irónico, por más que no tuviera sal se lo había devorado todo.

Un ruido se presentó en aquellos momentos ¿Ahora? Cuando de verdad quería dormir un ratito. Tal parecía que eso se tendría que ver cancelado, al menos de momento. Me acerqué a mi espada, por las dudas y la empuñé, realmente esperaba que no se tratara de algunos caballeros de Odín, no quería pelear con aquellos hombres. Nuevamente alguien se acercaba a nosotros, podía escuchar como las ramas crujían ante las pisadas. El viento se hizo mucho más fuerte, alguien estaba furioso ante nuestra presencia, lo notaba y como por arte de magia apareció, ante nosotros una anciana con los ojos violetas, encorvada que se sostenía con un palo. Llevaba la ropa raída y una capa que le cubría gran parte de su cabellera gris que le caía sobre la cara llena de arrugas y algunas verrugas. Tenía los dientes sobre salido, largos y afilados, una imagen realmente desagradable. Soltó el palo que usaba como bastón y murmuró unas palabras que reconocí. Me trate de acercar con la espada, pero fue en vano porque de inmediato mi cuerpo se desprendió de la tierra para golpear contra un tronco –Arthur no te acerques- Le grité porque ella ya estaba preparando sus garras, tenía que hacer algo pero ¿Qué? No conocía a las guaxas y ni siquiera tenía algo en mente.

avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Lun Ene 30, 2012 3:53 pm

Como ya había tomado su decisión respecto al dragón, no prestó atención a sus palabras, pero meditó y quiso creer todo lo que dijo sobre su padre. Quedó sorprendido, no supo decir si gratamente o no, al escuchar de Merlín que el pueblo esperaba que fuera mejor que su padre. Para Arturo Uther era un gran rey, y ser mejor que él era un imposible.

Iba a responderle con algo ingenioso a la sugerencia de que fuera el cocinero, cuando escuchó un ruido extraño. Frunció el ceño, y agarró la espada. ¿Más caballeros? Permaneció a la escucha. De pronto apareció una anciana. Como Arturo sólo distinguía su silueta, avanzó dispuesto a ofrecer su ayuda, visiblemente aliviado porque se tratara de una mujer inofensiva. Pero entonces la vio mejor, y comprendió que aquello debía ser lo que buscaban. Sus ojos eran de otro mundo, y sus dientes eran algo grotesco y sobrenatural.

El príncipe se aferró a la espada con más fuerza, y trató de recordar lo que Merlín le había dicho sobre la criatura. Era muy rápida, así que no debía confiarse por la apariencia. Estaba analizando cada rasgo que alcanza a distinguir de aquél ser, cuando éste pronunció unas palabras irreconocibles. Merlín salió volando, aunque no quedó inconsciente. Arturo apenas le dedicó una mirada para cerciorarse de que no estaba herido, porque sabía que era peligroso perder de vista a su oponente.

- Mal momento para ponerte a dar órdenes, Merlín.- murmuró, haciendo justo lo contrario de lo que había gritado su sirviente. Se acercó, espada en alto, a quien se hacía llamar Guaxa. Sólo para asegurarse preguntó: - ¿Sois vos quién está atacando Camelot? ¿Por qué? ¿En qué os hemos ofendido? – la criatura se movió con una velocidad imposible, y acortó la distancia entre ellos de forma que sólo quedaron separados por dos zancadas. De pronto se rió. El sonido no tenía nada diferente al que pudiera haber emitido cualquier otra persona, y sin embargo a Arturo se le heló la sangre.

Entonces el ser levantó sus garras, y trató de herir a Arturo, quien se protegió con la espada y así se enfrascaron en una huracán de rápidos movimientos. El príncipe supo que sólo estaba jugando con él, y trató de alejarse, desesperado. Cuando se cansó de jugar, la Guaxa simplemente estiró la mano, y le rozó con sus garras. Arturo no había olvidado que eran venenosas, pero no hubiera imaginado que escociera tanto al contacto. Soltó la espada, y se llevó la mano a la herida: le había arañado la muñeca, arrancando el guante que la protegía.

El príncipe quedó confundido. ¿Qué significaba eso? ¿El veneno era mortal? Una cosa era clara: era de rápido efecto, porque empezó a sentirse pesado. Se agachó para recoger la espada, y le costó mucho incorporarse de nuevo. Trató de alcanzar la cabeza de la Guaxa, al parecer lo único que podía matarla, pero no lo consiguió. Sus movimientos eran torpes y la armadura sólo servía para tirar de su cuerpo para abajo. Le entraron unas ganas incontrolables de dormir, pero había una razón por la que no debía hacerlo…. Lo que pasa es que no podía recordarla.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Lun Ene 30, 2012 8:48 pm

Era más que obvio que no iba a hacerme caso, que lo que yo le dijera que iba a entrar por una oreja y le iba a salir por la otra. Arthur prefería morir para salvar a todo Camelot, pero ¿Cómo decirle que no era su destino morir en las garras de aquella Guaxa, que antes teníamos que hacer que Albión apareciera y que seamos todos felices? Bueno quizá esto último es más en mi ilusión que otra cosa. Quise decir algo más pero mi cuerpo estaba agarrotado, sentía mi cuerpo como si doscientos caballeros se hubieran lanzado sobre mí dejándome en aquel estado. La anciana, a pesar de su aspecto tenía demasiada fuerza y por sobre todas las cosas tenía veneno. La anciana no lo ataco, cuando el príncipe le hizo esa serie de preguntas, me quede realmente sorprendido –Uther Pendragon es mi problema- Le dijo la mujer con aquella voz quebrada y repugnante, no me quería ni imaginar el aliento que podría salir de aquella boca, quizá se pareciera bastante al mismo que tenía Arthur cuando recién se levantaba –Fue él quién asesino a todos los seres mágicos. Un hipócrita que decide por la vida de los demás. Y tras decir aquellas pocas palabras, acortó la distancia que había entre Arthur y ella. Era evidente que para ella nosotros éramos enemigos y más si lo veía con una espada que no le provocaría ni un rasguño. Una risotada se escapó de aquella boca llena de arrugas y sentí que el pánico me abrazaba y me doblegaba, definitivamente estábamos en problemas.

-Tengo que hacer algo- Dije levantándome de donde estaba tirado, quería ayudar, realmente quería hacerlo pero me era imposible ver algo. Decidí usar mi poder y mientras mis ojos se ponían de un dorado intenso, pude ver como el príncipe movía la espada lo más rápido que podía para que las garras de la criatura no le hicieran ningún tipo de daño. Por otro lado ella se movía a una velocidad terrorífica, en mi vida había visto una cosa semejante, por más que su apariencia fuera la de una anciana totalmente indiferente, solamente era el aspecto. De pronto y como si cayera una maldición, una de las garras de la Guaxa rozó la muñeca de Arthur. Como si fuera por arte de magia, alguien le cortó los hilos y este cayó pesado sobre la tierra –Arthur- Grité mientras corría a socorrerlo, era obvio que antes de que muriese yo tenía que terminar con la bruja y luego ver como revivirlo, porque si se moría, Gaius me asesinaba, aunque primero le daría el privilegio al rey, después el gran dragón me traería de regreso a la vida y me aniquilaría, en todo caso no regresaría a Camelot –Te mueres y solamente te reviviré para asesinarte- Le murmuré mientras me levantaba dejándolo al príncipe de lado.

-Emrys, pensé que era solamente una absurda leyenda- Me dijo la Guaxa fijándome en mis movimientos lentos. Tomé la espada de mi amo y trate de hacerle daño, era malo con la espada, ni siquiera en aquellos momentos podía hacerle algo –Maldición- Murmuré realmente enfadado.
-Es cierto, es sólo una leyenda. Eres un chico bastante torpe Emrys- Y se echo a reír a carcajadas. Aquello logró que me enfureciera aún más. Apreté los dientes y la miré, dejando la espada de lado, al menos no me serviría en aquellos momentos, como primer medida la tenía que atontar y si sucedía rápido mejor -Forp fleoge!- dije logrando que la anciana volará por los aires, eso se lo merecía por haberme golpeado contra el árbol –No termina ahí- Le dije, mientras la veía levantarse como si nada hubiera pasado -Ic her accigie anne windraes! Farbled waw! Windraes ungetermed gehier! Ic de bebeod mid ealle strangesse daet du geblawest ond syrmest strange! Gespurn peos haegtesse!- Un fuerte viento se hizo presente en aquellos momentos, las copas de los árboles se movieron con brío mientras mis palabras se exparcían. Un tornado se apodero de todo el cuerpo de la bruja, haciéndola desaparecer dentro de está. Era mi momento, aquello la atontaría. Tomé la espada de Arthur y recordé el hechizo que había usado para asesinar al hipogrifo que nos atacaba en aquella ocasión en donde conocí a Lancelot, encantándola. La espada ahora tenía magia. La anciana golpeó contra uno de los árboles y sin darle demasiado tiempo a que levantará le corté la cabeza. Recordé que debía enterrarla en un sitio lejos a su cuerpo. Hice todo el trabajo sucio, mis manos y mi cara debían de ser bastante desagradable. Pero al menos Camelot se encontraba fuera de peligro.

Noté que Arthur no se movía. Corrí hacia donde estaba él, los labios cada vez más los tenía morados y el rostro más pálido que de lo común. La respiración era acompasada y eso claramente me decía que se estaba muriendo –No te mueras- Lo zamarreé un poco y busque en mi morral de cuero alguna de las pociones que me había dado Gaius -¿Cuál de todas es?- pregunte realmente angustiado, creo que ni el propio médico podría decir cual de todos usar, era la primera vez de ambos enfrentarnos con una Guaxa. Recordé que tenía algunas hierbas y una poción que usaría si ninguna de las pociones de Gaius funcionaba, era magia y si Arthur se enteraba estaba en serios problemas –Perdón- le dije de inmediato, mientras le colocaba el la herida aquellas hierbas y la poción -Efencume...aetgaedre, eala gastas craeftigegestricie pis lic forod- Dije murmurando, mientras pasaba mis manos su frente y mis ojos se ponían dorados, si no funcionaba, entonces tendría que acudir a él gran dragón –Que funcione- Me quede esperando, absorto, rogando para que así fuera.

avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Arthur Pendragon el Mar Ene 31, 2012 4:51 pm

Finalmente, la sensación de pesadez apagó esa voz que le decía que no debía dormirse, y los ojos de Arturo se cerraron cuando cayó al suelo. Pero algo iba mal, y es que uno no siente dolor mientras duerme. ¿Se estaba quemando? ¿Por qué ardía algo dentro de él?

No tuvo un buen sueño, porque Merlín debía de haberse dejado una vela y sus sábanas estaban ardiendo. Eso tenía que ser. Sin embargo, no sólo se sentía arder. También tenía frío. ¿Acaso se había dejado la ventana abierta? Pero no estaba sobre algo blando…Aquello no era su cama. Qué sueño más extraño y desagradable.

De pronto las tinieblas de su sueño se agitaron. El mundo entero se movía y lo zarandeaba. Alguien decía unas palabras extrañas. ¿Qué idioma era aquél? ¿Por qué hacían tanto ruido y no le dejaban dormir? Entonces algo le obligó a despertarse, y sus ojos se encontraron con el rostro de Merlín, cubierto de tierra y suciedad varia por algún motivo que a Arturo no se le ocurría en ese momento. Poco a poco, comprendió donde se encontraba y el hecho de estar vivo debía significar que habían derrotado al monstruo, o al menos que había huido. Aquello debía alegrarle, pero Arturo no era capaz de razonar demasiado en esos momentos, y se limitó a agradecer el estar vivo.

- Qué …sucio…estás – dijo entrecortadamente, y en voz bajita. Trató de sonreír. Hablar le suponía un gran esfuerzo. – Hace… frío. Pero tengo calor.

Se llevó una mano al pecho, porque le dolía. Su mano hizo fuerza sobre la fría armadura, como si tratara de aliviar el peso que le oprimía el corazón. Su organismo estaba expulsando el veneno, y no era una sensación agradable.

- Quiero dormir – se quejó, aun algo atontado. No sentía su cuerpo como suyo, y sin embargo era consciente de que cada pequeño trozo de su organismo le dolía. No sabía si alguna iba a levantarse de nuevo, pero desde luego en ese momento no tenía ganas de hacerlo.
avatar
Arthur Pendragon
Realeza Camelot
Realeza Camelot

Mensajes : 231
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Merlin el Vie Feb 10, 2012 12:30 am

No entendía si el hechizo había funcionado de maravilla o algo me había provocado a Arthur algo que le impidió hablar, aunque eso, si íbamos al caso, era bueno, ya que no lo tendría que escuchar nunca más parloteando y gritándome -¿Se encuentra bien, my lord?- Le pregunte mientras fruncía el ceño y me quedaba al pendiente a que este me respondiera al menos con un movimiento en la cabeza, yo me conformaba con eso, de esa forma daba por sentado que nuevamente mantenía viva la esperanza de que Albion seguía en pie y que si todo seguía así próximamente Arthur se convertiría en rey, aunque me había quedado dando vueltas las pocas palabras acerca de la discusión que habían tenido el príncipe con su padre. Yo ponía en serias dudas de que Uther lo dejará sin nada a su propio hijo, no lo veía capaz de hacer una cosa semejante, aunque viniendo del rey cualquier cosa se podría esperar. Meneé la cabeza mientras colocaba una leve mueca en mi rostro, no me quedaba más opción que golpearlo apenas para que me dijera al menos alguna palabra que me diera la certeza de que estaba vivo o al menos que se estaba muriendo. Realmente esperaba que no fuera lo último porque mi cabeza sería el que decoraría la habitación del rey, y sinceramente no me consideraba un gran trofeo y nada bonito.

Me sentí muy bien cuando escuché sus palabras, en aquellos momentos me importaba poco que dijera que estaba sucio, porque él no se encontraba tan limpio. Dibujé una amplia sonrisa en mi rostro –Pensé, sire, que lo tendría que llevar a Camelot en brazos, no era una opción muy adecuado para usted- Fingí que no me sentía feliz, puesto que no quería que se diera cuenta de que había sido yo quién, nuevamente, le salvé su trasero real. No me gustaba en lo absoluto lo que estaba diciendo, quizá lo había revivido pero el veneno seguía en su organismo o no, para eso tenía que llevarlo a los aposentos de Gaius, él me iba a decir que era lo que estaba sucediendo –Es mejor que nos marchemos de aquí- Le dije, mientras colocaba un brazo de él que rodeará mi cuello y lo levantaba –Yo le aconsejaría que deje un poco de comer, está realmente pesado- Murmuré para mantenerlo despierto, era más que obvio que mi comentario no le iba a entrar en gracia y que me reprocharía por ello. Era mejor que se pasará todo el viaje diciéndome barbaridades a que se durmiera –Lo llevaré a lo de Gaius, él sabrá que hacer- Le dije mientras lo subía con suma dificultad sobre el caballo. Era tiempo de llevarlo a alguien que supiera del tema.


El rol continua: http://themagicmerlin.foro-activo.com/t79-001-the-best-is-about-to-begin-arthur#433
avatar
Merlin
Sirviente
Sirviente

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 02/01/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: 001 "the best is about to begin" ||Arthur||

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.